RED Q

Red Q va con Q de querer. Querer entrarle al problema más serio que tiene la Ciudad: el transporte público. Un tema que por su complejidad infraestructural y organizativa y sobre todo por su hipersensibilidad social, se dejó inatendido –en el fondo– por dos décadas. Muchas manitas de gato recibió el asunto, muchas veces solo se pintaron los camiones; parece ser que esta vez va en serio. Va con Q de querer a Querétaro.  

redq

Ayer fue presentada la primera parte de la política pública que aborda –no uno de los problemas de la Ciudad—es la política pública que aborda EL problema más serio que tenemos. Y es que no se trata de camiones, frecuencias de paso y rutas; no se trata de tráfico y horas pico; se trata de gobernabilidad y convivencia; de armonía y productividad; sobre todo  se trata de conectividad, vigor y fortaleza en nuestro tejido social.

RED Q es la parte inicial de una estrategia, que si no se ve interrumpida por la vida electoral y los acuerdos que siempre inciden desde este influyente sector para que aparezca el gatopardo, habrá de reformar integralmente el modelo de transporte público colectivo en nuestra entidad.

Con la puesta en marcha del PREPAGO, se sientan las bases para replantear tanto el servicio como el legítimo negocio del transporte público. Bien común, justicia social o como se le quiera decir desde la esquina roja o azul, es lo de menos; un transporte colectivo eficiente es la base de una sociedad urbana sustentable.

Más allá de proclamas debe reconocerse que –uno a uno– José Calzada Rovirosa ha ido asumiendo con seriedad y firmeza sus compromisos de entrarle a los temas más sentidos de nuestra sociedad. Responsablemente ha defendido nuestro Derecho a la Ciudad sin confrontar de manera inútil a los poderes fácticos, otrora mandamases absolutos del desarrollo urbano y de las calles. Ha confiado en que nosotros los apoyaremos y eso ya de por si habla bien de su estabilidad política y personal.

Red Q llega además en un momento clave de y para su administración, pues el tema del transporte se estaba colgando en la agenda más allá de lo aceptable. Llega –quizá también– cuando existe una sociedad dispuesta y capaz de defender estos avances. Una sociedad que estoy seguro no permitirá que los concesionarios y los choferes contaminen con inercias y despropósitos este proceso de cambio.

65% de la población usa el camión como medio de enlace entre sus satisfactores y sus necesidades. Si bien en esta administración se han hecho obras para resolver los entuertos viales provocados por una política de suelo casi lujuriosa, no habíamos visto acciones concretas a favor de un urbanismo profundo, medidas de un urbanismo efectivamente transformador.

Veo en Red Q más que un programa de gobierno, una iniciativa popular que, aún en proceso de maduración, ha sido valientemente asumida por el gobierno. Por ello no hay que espantarse, pues siendo el transporte hoy un reclamo ardiente, para  transformarlo en solución habrá que mantenerse la mano firme. Si no me creen pregúntenle al Alcalde Peñalosa si fueron fáciles los primeros pasos del TransMilenio en Bogotá.

Dice un dicho ranchero que al peligro no te arrojes, pero si ya estas adentro ni te aflijas ni le aflojes. Hoy los retos en esta materia son mayúsculos: entre otros, hay que reordenar las rutas y balancear el número de unidades en tránsito con un criterio de cobertura territorial que garantice el servicio con comodidad y frecuencia sin saturación.

Hay también que armonizar los intereses de los empresarios y de los choferes –a quien de paso hay que transformar en conductores profesionales–. Hay que hacer infraestructura de paradas, carriles dedicados y centrales de transferencia para reorganizar la interconexión con los servicios de transporte a las comunidades cercanas a la ciudad y al transporte nacional.

Y por si esto fuera poco, hay que redistribuir competencias con los municipios y pasar de las decisiones centralizadas a la institucionalización de un modelo de movilidad al hacer ciudad soportado por los desarrolladores más allá del gobierno y los gobernantes. Ta’ fácil no?

Yo por mi parte, cuando suceden cosas buenas para Querétaro, estoy contento y apoyo estos esfuerzos.

Gracias a todos por sus comentarios en la página de Facebook y les anuncio que a partir de este mes tenemos un nuevo blog y una revista digital: hacerciudad.com.mx. Por favor regálenme su opinión al mail gbm@hacerciudad.com.mx

1 reply
  1. Francisco M. Núñez
    Francisco M. Núñez says:

    Mi estimado Tato, te felicito por tus comentarios.

    Efectivamente, esperamos que esto le cambie la vida a los Queretanos y la fisonomía a nuestra Hermosa Ciudad.

    Un abrazo.
    Pancho

    Responder

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *