Top 100 de ciudades inteligentes ubica a la CDMX en el último lugar

Monterrey también se ubica en la parte más baja del Smart City Index 2017, elaborado por la plataforma de estacionamientos inteligentes EasyPark.

El Top 100 de las ciudades más inteligentes a nivel global, elaborado por la plataforma de estacionamientos inteligentes EasyPark, ubica a las dos únicas urbes mexicanas en el índice a la cola del ránking; en este caso al a Ciudad de México en el lugar 100 y a Monterrey en el lugar 98.

Easy Park dio a conocer su Smart City Index 2017 en el que destaca aquellas metrópolis que están a la vanguardia del crecimiento urbano inteligente con el objetio de  aprender de aquellas ciudades que muestran una impresionante aceleración para facilitar la vida de sus ciudadanos a través de la digitalización.

El ránking evalúa seis áreas básicas: Transporte y movilidad; Sostenibilidad; Gobernanza; Innovación económica; Nivel de vida; y Percepción de los expertos (periodistas de tecnología y planificación urbana). Cada área está integrada, a su vez, por una series de subáreas.

El índice es liderado por Copenhague, Dinamarca, calificada, en un rango de 0 a 10, con 8.24 puntos.

 

Sus calificaciones más altas las obtuvo en las subáreas Estacionamientos inteligentes, Edificios inteligentes y Alta penetración de teléfonos inteligentes.

La Ciudad de México obtuvo una calificación global de 3.19 puntos. Los puntajes más altos los registró en Protección al medio ambiente (8.10), Puntos de conexión WiFi (7.40), Digitalización del gobierno (6.54)

Monterrey tuvo un puntaje general de 3.54 y las subáreas mejor evaluados fueron Protección al medio ambiente (8.8), Puntos de conexión WiFi (7.84) y Percepción de los expertos (5.70)

(Obras web)

Las ciudades más caras de Latinoamérica

La consultora internacional Mercer dio a conocer los datos de su Encuesta de Costo de Vida 2017. Las ciudades africanas, asiáticas y europeas dominan la lista de lugares más caros, mientras que en el caso de Latinoamérica las urbes más costosas son Sao Paulo, Buenos Aires, Río de Janeiro, Montevideo y Santiago.

Mercer, firma consultora de talento humano que opera en más de 130 países, realiza año tras año una encuesta para determinar cuáles son las ciudades más caras en el mundo y así entregar una herramienta que sirva a las empresas multinacionales y a los gobiernos para definir los honorarios y las compensaciones para sus empleados que trabajan en el exterior, especialmente ejecutivos.

La encuesta incluye más de 400 ciudades de los cinco continentes y mide el costo comparativo de más de 200 artículos en cada lugar, incluyendo vivienda, transporte, alimentos, ropa, artículos para el hogar y entretenimiento. Para desarrollar esta medición se utiliza como ciudad base a Nueva York y todas las ciudades se comparan contra ella y los movimientos de moneda se miden frente al dólar estadounidense.

Para el caso de las ciudades latinoamericanas, las ciudades de Sao Paulo (puesto 27) y Buenos Aires (posición 40) son las más costosas de la región. Les sigue Rio de Janeiro (posición 56). Ambas ciudades brasileñas subieron 101 y 100 puntos, respectivamente, debido al fortalecimiento del real brasileño frente al dólar estadounidense.

En el escalafón las ciudades latinoamericanas que siguen son Montevideo (65), Santiago (67), Ciudad de Panamá (88), Lima (104), San José de Costa Rica (110), Guatemala (111), Quito (123), Brasilia (126) y Santo Domingo (150).

Para el caso de San José de Costa Rica, esta ciudad experimentó la mayor caída en la región, pasando del puesto 94 al 110, gracias a que el dólar se fortaleció frente al colón costarricense. De otro lado, llama la atención que una megaurbe como Ciudad de México se ubique en la posición global 177, mientras que Caracas en Venezuela ha sido excluida del ranking debido a la compleja situación monetaria, ya que dependiendo de qué tipo de cambio se está utilizando, la ciudad llegará a la parte superior o en la parte inferior de la clasificación.

“Las preocupaciones inflacionarias continuaron causando que algunas ciudades sudamericanas subieran en el ranking, mientras que el debilitamiento de las monedas locales en algunas ciudades de la región las hizo caer en el ranking”, afirmó Nathalie Constantin-Métral, Directora de Mercer con la responsabilidad de compilar el ranking de la encuesta.

Movilidad laboral internacional

Es claro que en un mundo que cambia rápidamente, la movilidad se ha convertido en un componente esencial de la estrategia global de talentos de las organizaciones multinacionales. A medida que las organizaciones se enfrentan a este desafío, están trabajando para compensar de la mejor manera las necesidades de sus empleados.

“Mientras históricamente la movilidad, la gestión del talento y las recompensas se han administrado independientemente unas de otras, las organizaciones ahora están utilizando un enfoque más holístico para mejorar sus estrategias de movilidad. La compensación es importante para ser competitiva y debe ser determinada apropiadamente con base en el costo de vida, moneda y ubicación “, explicó Ilya Bonic, socio principal y presidente del negocio de Mercer Career.

Es así como esta vigésima tercera encuesta anual de costo de vida de Mercer revela que factores como la inestabilidad de los mercados de la vivienda y la inflación de bienes y servicios contribuyen al costo total de hacer negocios en el entorno mundial actual.

Las ciudades más caras del mundo

La Encuesta de Mercer de 2017 encontró que las ciudades asiáticas y europeas – en particular Hong Kong (2), Tokio (3), Zúrich (4) y Singapur (5) – figuran entre las ciudades más caras para los trabajadores globales.

La ciudad más costosa, impulsada por el coste de los bienes y la seguridad, es Luanda (1), la capital de Angola.

Otras ciudades que aparecen en el top 10 de las ciudades más caras de Mercer son Seúl (6), Ginebra (7), Shanghái (8), Nueva York (9) y Berna (10).

(LA Network)

Israel construye la torre solar más grande del mundo

La nueva torre solar de Israel suministrará el 2% de la electricidad del país (121 megavatios), es decir el equivalente al consumo de una ciudad de 110 mil viviendas. 

Israel busca que en el 2020, el 10% de sus necesidades sean cubiertas con energías renovables y ante ello, han comenzado a construir a Ashalim, la torre solar más grande del mundo (240 metros) que comenzará a funcionar a finales del 2017. Se encuentra ubicada en medio del desierto de Néguev y apuesta a las energías renovables.

¿Cómo funcionará?

Al pie de la construcción estará una zona conocida como “La Caldera”, la cual se extenderá en 300 hectáreas (equivalentes a 400 estadiso de fúbtol) compuestas  por 50 mil espejos que reflectarán los rayos solares hacia lo alto de la torre. De esta forma, la construcción alcanzará una temperatura de 300°C por medio de una caldera que generará vapor, girará una turbina y luego se canalizará hacia el pie de la torre donde se producirá la electricidad.

El Estado israelí se comprometió a comprar la electricidad durante 25 años a un precio superior al del mercado. La electricidad que producirá la torre será de entre “dos y tres veces más cara” que la de las centrales de carbón o petróleo por ser renovable pero el director del proyecto, Eran Garner del consorcio Megalim, dijo que “el Estado acepta apostar por la tecnología para bajar los costes a largo plazo”.

Se cataloga a México como un país de progreso social medio alto: IPS

El Indice de Progreso Social (IPS) evalúa el desarrollo humano y social de un país

México ocupó el lugar 48 de 128 países en el Índice de Progreso Social 2017 (IPS) con un puntaje de 71.93 de 100 puntos, en comparación con América Latina y el Caribe, 73.97,  el país se encuentra por debajo del promedio. Cabe destacar que en esta escala se calificó a México con un progreso social medio alto.

El índice esta compuesto por 50 indicadores (englobados en 3 dimensiones) que miden el progreso social de un país. Las dimensiones que evalúa el IPS son: necesidades humanas básicasfundamentos de bienestar y oportunidades.

En cuanto a la primera dimensión, ‘Necesidades Humanas Básicas’,  menos del 5% de los mexicanos sufren de desnutrición; 92.33% de la población tiene acceso a agua potable y 48.32% está satisfecho con el lugar donde vive.

En la dimensión de ‘Fundamentos de Bienestar’, dentro del componente de Acceso a la Información, 57.43% de los mexicanos son usuarios de internet; 4 de cada 10 mexicanos no lo usa. Respecto a ‘Salud y Bienestar’, la tasa de suicidio es de 6.17 muertes por cada 100 mil. En ‘Calidad Medioambiental’, 39.72% de las aguas residuales son tratadas.

En la dimensión de ‘Oportunidades’, respecto a la tolerancia en temas de género, el país se ubicó en la posición 28 de 128 naciones. Cabe señalar que en el componente de Acceso a Educación Superior, México tiene más del 60% de estudiantes de educación superior matriculados en universidades de clase mundial.

El IPS es elaborado por la iniciativa Social Progress Imperative (SPI).

(Am) 

Urbanización bien gestionada, una gran oportunidad para Latinoamerica

Con una tasa de urbanización que se duplicó en poco más de 60 años (pasó del 41% en 1950 al 80% en 2015), América Latina se ha convertido en la región de mayor crecimiento urbano del mundo y en la segunda más urbanizada después de América del Norte, superando incluso los niveles de urbanización europeos.

Esta rápida urbanización, bien gestionada, puede ser muy beneficiosa no solo para las propias ciudades sino también para el desempeño socioeconómico de los países. Las ciudades pueden ser fuentes de innovación y crecimiento económico, ya que estimulan las economías de aglomeración, es decir, las economías que surgen por la proximidad o la intensidad y frecuencia con que se realizan los intercambios de bienes e ideas entre los agentes económicos.

Generalmente, a medida que aumenta el tamaño de la ciudad, si está bien administrada, también lo hace su productividad y, por lo tanto, los salarios promedio. A modo de ejemplo, en Colombia, un incremento del 10% en la población urbana está relacionado con aumentos entre 1 y 1.5% de los salarios promedio, según un reciente informe de CAF. Con políticas adecuadas, las ciudades se convierten en lugares apropiados para mejorar el bienestar de los ciudadanos, ofreciendo espacios para el intercambio de ideas, la recreación, el consumo de bienes materiales e inmateriales.

Pero los procesos de urbanización también pueden provocar efectos no deseados. Un buen ejemplo es lo que sucede en gran parte de las ciudades de América Latina, donde las áreas urbanas se expandieron -y continúan haciéndolo- de manera desordenada y a un ritmo más rápido que el crecimiento poblacional, consumiendo áreas previamente destinadas a la agricultura e impactando no siempre positivamente en las dinámicas socio económicas.

Estudios sobre este proceso muestran que las ciudades con mayores tasas de expansión tienen mayores niveles de inequidad y que existe una importante correlación entre la expansión desordenada, la segregación y el crecimiento de asentamientos precarios. La rápida urbanización latinoamericana no fue acompañada con una adecuada provisión de servicios de infraestructura y vivienda, ocasionando en muchos casos la proliferación de barriadas, favelas o villas.

Un problema relevante de la expansión urbana sin control es que demanda redes de infraestructura y transporte con costos que crecen de manera exponencial si no se supera un umbral mínimo de densidad. En ese sentido, en ciudades que se expanden de manera desordenada, se evidencian costos que pueden ser cuatro veces más grandes que en ciudades más compactas.

En términos de la sustentabilidad ambiental, la urbanización implica también que el suelo necesario para proveer alimentos, energía y materias primas a los residentes de las ciudades se está expandiendo. En algunos casos, la huella ecológica puede llegar a ser 200 veces más grande que el tamaño de la ciudad. Las emisiones de carbono resultantes, conjuntamente con las emisiones de la misma ciudad, convierten a la urbanización en el principal motor del cambio climático y a las ciudades en los territorios más afectados por los desastres naturales.

Por ser el lugar de residencia y en el que se desenvuelven la mayor cantidad de actividades sociales, culturales y económicas de los latinoamericanos, las ciudades son una pieza clave para abordar y revertir los problemas de exclusión, inequidad y pobreza. Para ello, es necesario implementar modelos de gestión urbanos que estén dirigidos a mejorar la productividad de las ciudades, pero también la inclusión social y el bienestar general de los ciudadanos.

Este modelo, debe perseguir el objetivo de anular o minimizar los costos de la urbanización, tales como la contaminación, la congestión, la expansión desordenada, los asentamientos precarios, los altos costos de vivienda, el desempleo, y maximizar los beneficios, como son la innovación creciente, la mayor productividad y los mayores salarios. El principal desafío para lograrlo, es coordinar políticas que impacten sobre múltiples dimensiones de la ciudad y que muchas veces trascienden los límites jurisdiccionales de las ciudades.

Con el objetivo de difundir ideas y experiencias que fortalezcan el protagonismo de las ciudades en el desarrollo socioeconómico de la región, destacados expertos internacionales, ministros de países latinoamericanos, alcaldes de ciudades y académicos se reunieron en Lima, el 2 y 3 de noviembre de 2017, en la Conferencia CAF: Ciudades con Futuro.

Durante el encuentro abordaron temas clave del desarrollo urbano, como la mejorara de las condiciones de vida en los asentamientos precarios, la gestión integral del riesgo de desastres, el impulso al desarrollo económico-productivo, los mejores mecanismos de financiamiento de políticas urbanas, y las experiencias exitosas en el desarrollo de infraestructura para la construcción de ciudades inteligentes.

Este tipo de foros son necesarios para difundir ideas y experiencias que ayuden a orientar políticas que alienten el crecimiento económico, la inclusión social y el bienestar de todos los ciudadanos.

(LA  Network)

BID: proyectos de movilidad y transporte en México

El Banco Interamericano de Desarrollo presenta el documento “Proyectos de movilidad y transporte del BID”, con el objetivo de mostrar el tipo de apoyo que el BID proporciona a México y a la región.

Este catálogo presenta los 23 proyectos de transporte y movilidad de México en los que el Grupo BID, conformado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), participó en los últimos cinco años (2012-2017).

En trece de estos proyectos, México es beneficiario directo de una Cooperación Técnica No Reembolsable, y en el resto participa en un caso de estudio para extraer lecciones aprendidas para la región o como beneficiario de algún préstamo de la CII, entre otros.

(Webpicking)

Se comprometen a ser carbono cero para el año 2050

Estas ciudades reunidas en el Grupo C40 y que representan a 150 millones de ciudadanos, además apoyarán en alianza con el gobierno alemán, a 9 ciudades de África subsahariana para que creen planes de acción climática compatibles con el Acuerdo de París.

Los alcaldes de 25 ciudades pioneras del Grupo de Liderazgo Climático C40 reunidas en la COP23 en la ciudad de Bonn (Alemania), se han comprometido a comenzar la implementación de planes de acción climática más ambiciosos antes del año 2020 para ofrecer ciudades neutras en carbono en cuanto a emisiones para 2050. Los planes garantizarán que estas ciudades cumplan con su parte de las reducciones de emisiones definidas en el Acuerdo de París.

Las ciudades miembros de C40 que han hecho este compromiso pionero son: Austin, Accra, Barcelona, Boston, Buenos Aires, Ciudad del Cabo, Caracas, Copenhague, Durban, Londres, Los Ángeles, Melbourne, Ciudad de México, Milán, Nueva York, Oslo , París, Filadelfia, Portland, Quito, Río de Janeiro, Salvador, Santiago, Estocolmo y Vancouver.

Al entregar el programa Deadline 2020, C40 trabajará en colaboración con otras iniciativas líderes de ciudad, como The Carbon Neutral Cities Alliance, para lograr objetivos de reducción de emisiones a largo plazo en más ciudades.

Las ciudades C40 también anunciaron que brindarán apoyo directo a nueve megaciudades africanas en el desarrollo de sus planes de acción climática a largo plazo, que se alineen con los objetivos del Acuerdo de París. Este proyecto es parte de la Iniciativa Climática Internacional (IKI).

El Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania, Nature Conservation, Building and Nuclear Safety (BMUB) apoyan esta iniciativa sobre la base de una decisión adoptada por el parlamento alemán.

Las ciudades apoyadas a través de esta iniciativa serán: Accra, Ciudad del Cabo, Addis Abeba, Dar es Salaam, Durban, Johannesburgo, Lagos, Nairobi y Tshwane.

“El Acuerdo de París es muy claro sobre lo que debe suceder para tomar acciones valientes en favor del clima”, afirmó la alcaldesa de París y presidenta de C40, Anne Hidalgo.

“Los alcaldes de las grandes ciudades del mundo están dando forma al siglo venidero y allanando el camino para un futuro mejor, más saludable y más verde. Los alcaldes hacen lo que deben hacer, no lo que pueden, y estos planes y políticas son un excelente ejemplo de nuestro estado de ánimo. Con el apoyo de socios clave, como BMUB y C40, las ciudades africanas juegan un papel principal y decisivo para cumplir con la ambición del Acuerdo de París ” añadió Hidalgo sobre el apoyo a ciudades africanas.

(LA Network)

Una lucha de peatones contra automovilistas en XALAPA

Ganar espacio para los viandantes en las ciudades no es fácil. Muchas lo intentan. El municipio mexicano de Xalapa pone en marcha innovadores sistemas para privilegiarlos

Cada metro cuadrado que el peatón le gana al automóvil suele estar precedido por una enorme resistencia entre quienes auguran todo tipo de males: de circulación, de comercio, incluso de libertades. No importa que los hechos casi siempre contradigan los malos augurios, la peatonalización nunca está exenta de polémica. Ni en Europa, cuyos centros urbanos son cada vez más amigables con los viandantes, ni mucho menos en Latinoamérica, donde el proceso va todavía unos pasos por detrás. Pero la tendencia parece imparable.

Tampoco está siendo fácil en Xalapa (México), pero poco a poco, le están robando espacio al coche para entregárselo al peatón. Es una ciudad mediana (algo más de medio millón de habitantes) que cumple un patrón que se repite con frecuencia en urbes de este tamaño: el 75% de su suelo está dedicado a carreteras para los automóviles, pero estos solo transportan al 15% de la población.

Y, como también le sucede a muchas similares, su crecimiento está siendo exponencial, mucho mayor en términos relativos que los de las megaurbes latinoamericanas: en 25 años ha multiplicado su población por tres y su mancha urbana por ocho. Esto quiere decir que la expansión ha sido desordenada, poco compacta y, por lo tanto, insostenible a la hora de proveer servicios a los ciudadanos. Como ejemplo, hay cientos de calles sin asfaltar.

En este contexto, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) puso en marcha su programa de Ciudades Emergentes y Sostenibles, que pretende ayudar a estas urbes a mantener un crecimiento sostenible en tres ámbitos: en lo que tiene que ver con el aspecto medioambiental y de cambio climático, en lo urbano y en lo realtivo a la fiscalidad y la gobernabilidad. Lo que hace la institución es ayudar a las ciudades seleccionadas a identificar cuáles son sus principales problemas y prestar asesoría técnica para trazar un plan que los solucione. Es una asistencia no reembolsable (es decir, la presta de forma gratuita) y, a partir de ella, el municipio se tiene que encargar de ejecutar con sus propios recursos o los que pueda conseguir. “En principio, la idea era que hubiera una ciudad de cada país de Latinoamérica, que también pudiera servir como modelo y laboratorio urbano, pero el programa fue creciendo y ahora están implicadas 77”, explica Joyce Valdovinos, urbanista del BID en México.

Xalapa es una de ellas. En esta primera evaluación se dieron cuenta de que el principal problema era precisamente esta falta de espacios para los peatones. Recurrieron al estudio Gehl, encargado, entre otras, de la reforma de Times Square en Nueva York. Su filosofía se basa, primero, en observar los comportamientos de los usuarios de las calles, comprobar sus necesidades y después actuar con lo que denominan urbanismo táctico. Isis Chang, presidenta del Consejo de Movilidad Ciudadana de Xalapa y profesora de la Universidad Veracruzana pone un ejemplo: “Con una libreta y lápices de colores se observa un determinado espacio de la ciudad y se dibujan líneas cada vez que pasa un peatón, un coche, una persona con movilidad reducida. Esto, en poco tiempo, te da una especie de mapa de movimientos que puede servir para adecuar mejor los espacios a estos usos”.

El siguiente paso es implementar cambios de forma provisional, mediante métodos baratos, para comprobar si estos nuevos usos son efectivos. Se suele llevar a la práctica pintando el suelo de colores o usando el mobiliario urbano (bancos, macetas) como elementos separadores. Así lo hicieron en Xalapa para aumentar las aceras, en la que más tarde hicieron obras para que quedaran más anchas de forma definitiva. “En el centro eran muy estrechas. Son calles muy transitadas por las que prácticamente no se podían cruzar dos personas”, relata Rogelio Álvarez, primer regidor del municipio. En las 12 actuaciones que hay planeadas se van a ganar unos 1.400 metros cuadrados para el peatón. “Y no siempre en detrimento del vehículo, hemos ajustado espacios o quitado unos cuantos aparcamientos para que la gente pueda caminar mejor”, prosigue. Las obras llevan meses en marcha y continúan avanzando para aumentar aceras y llevarlas al mismo nivel que la carretera, algo que también mejora la accesibilidad para personas con dificultades de movilidad.

Para este plan, llamado Camina Xalapa, se han presupuestado dos millones de dólares que proceden de fondos municipales y del Gobierno Federal. “Todo esto es también una enseñanza sobre cómo seguir haciendo las cosas y cómo tiene que crecer la ciudad”, asegura Chang.

En el centro de la ciudad, además de ganar espacio al peatón, el Ayuntamiento también está experimentando con lo que llama zona de pacificación de tránsito. Buscan una convivencia más amable entre peatones y vehículos, que privilegie siempre el caminante. Así, además de los cruces, semáforos y pasos de peatones, el viandante siempre tiene prioridad a la hora de cruzar, algo que debe marcar levantando su brazo. Al hacer la prueba, en general funciona: los vehículos se detienen sin la histeria de claxon que se podría esperar. “Queremos cambiar la pirámide de preferencias, poniendo primero al peatón, después a la bici, seguida del transporte público y, finalmente, el privado”, explica Américo Zúñiga, alcalde de Xalapa.

No es la primera propuesta innovadora que ejecuta la ciudad. Desde hace algunos años están eliminando semáforos para poner en su lugar un peculiar sistema llamado Alto (o stop) 1×1. Esta señal indica a los vehículos que al llegar a un cruce, hay que pararse y esperar el turno. Cruza uno de un lado (o dos en paralelo si hay dos carriles) y después uno de otro. Y así sucesivamente. “Se han mejorado mucho la circulación en los lugares donde lo hemos implantado y la gente lo respeta muchísimo”, afirma Horacio Castañeda, subdirector de los Espacios públicos de Xalapa.

En lo que todavía hay más rezago es en la incorporación de las bicicletas. No hay prácticamente carriles bici ni se les espera en el corto plazo, aunque, como hacen otras ciudades latinoamericanas, han incorporado una vía recreativa los domingos donde se corta el tráfico para dejar vía libre a bicis, patines y caminantes.

Son avances que no solucionan los numerosos problemas de la ciudad (tampoco los de tráfico, que son enormes); según la urbe con la que se midan, pueden parecer tímidos, pero que suponen un primer paso en este contexto y que aspira a convertirse en ejemplo para otros similares. El alcalde de Xalapa está convencido de que el futuro del centro de las ciudades, incluida la suya, es la peatonalización. “Pero es algo que no se puede hacer de la noche a la mañana, hay que ir poco a poco”, explica. El camino en su ciudad lo tendrá que continuar el nuevo equipo de gobierno que se incorporará el próximo enero, pero lo que se ha avanzado no parece tener marcha atrás.

(El País)

Nueva York podría desaparecer por el calentamiento global

Drásticos cambios en los niveles del mar y tormentas costeras podrían provocar que la ciudad sucumbiera a las inundaciones en el futuro.

Investigadores de distintas universidades estadounidenses han desarrollado un análisis científico basado en programas de simulación meteorológica con el fin de demostrar cómo el deshielo antártico y la omisión de acciones para combatir el calentamiento global podrían tener consecuencias catastróficas para la ciudad de Nueva York.

Según un modelo simulado, “para el año 2100 los niveles de inundación en Nueva York sobrepasarían 5,18 metros de altura. Mientras que para el año 2300 estos superarían los 15 metros. Además una inundación de gran magnitud podría ocurrir una vez cada 500 años“, afirma Andra J. Gardner, investigadora de la Universidad Rutgers.

El aumento de los niveles del mar, tormentas y riesgo de inundaciones podría reducirse si se toman acciones pertinentes para frenar el cambio climático. Las naciones del mundo han engranado esfuerzos para mantener el aumento de las temperaturas globales por debajo de 1,5°C y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

“Las decisiones de los humanos sobre energía serán importantes para determinar el alcance del aumento del nivel del mar y, en consecuencia, cuánto daño tendremos que enfrentar, y proyecciones certeras sobre las tormentas nos ayudarán a minimizar riesgos”, agregó Richard B. Alley, de la Universidad Estatal de Pensilvania.

El pasado junio el presidente Donald Trump, decidió retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. “Вajo la Administración del presidente Barack Obama, los estadounidenses se comprometieron a reducir hasta en 28% los niveles de GEI”, informó Naciones Unidas. En diciembre de 2015, por primera vez en la historia, los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo llegaron a un acuerdo climático. No obstante, durante el Gobierno de Trump el segundo emisor en la lista, EE.UU., se ha retirado de los esfuerzos climáticos concretados en París.

(RT)

 

Este 2017 el 76% de la población percibe inseguridad en su cuidad

Las ciudades con mayor percepción de inseguridad fueron: Villahermosa, Coatzacoalcos, Reynosa, Ecatepec de Morelos, entre otras.

76% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro, de acuerdo con los resultados del decimoséptimo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el INEGI durante la primera quincena de septiembre de éste año.

En junio de 2017, el porcentaje fue de 74.9%, lo que representó un incremento de 1.1% para el noveno mes de éste año. En septiembre de 2016, 71.9% de los mexicanos percibieron inseguridad en sus respectivas ciudades; lo que representa un incremento de 4.1% en un año.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 80.3%, mientras que los hombres se ubicaron en 71.1 por ciento.

81.8% de la población siente inseguridad en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 74.6% en el transporte público, 68.1% en las calles que habitualmente usa y 67.7% en el banco.

Este 2017 el 76% de población percibe inseguridad en su cuidad

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Villahermosa, Coatzacoalcos, Región Norte de la Ciudad de México, Reynosa, Ecatepec de Morelos y la Región Oriente de la Ciudad de México, con 98.4, 97.0, 94.8, 93,6, 93.5 y 93%, respectivamente.

Este 2017 el 76% de población percibe inseguridad en su cuidad

Por otro lado, las ciudades cuya percepción de inseguridad es menor fueron: Mérida, Puerto Vallarta, Piedras Negras, Saltillo, Durango y San Francisco de Campeche, con 27.4, 28.9, 34.3, 42.2, 44.2 y 44.4%, respectivamente.

(Amqueretaro)