Foro Urbano Mundial

WUF7 en Medellin, alineando a Querétaro con el mundo.

El modelo económico mundial esta produciendo Ciudades como la nuestra: exitosas para una  pequeña parte de sus habitantes pero ajenas, distantes y duras para la mayoría. En este foro mundial se ha escuchado en todos los idiomas una idea común: la ciudad defragmentada produce pobreza en todos los sentidos.  Desde la experiencia especial de Medellín pudimos escuchar historias exitosas de regeneración urbana y solidaridad que nos llevan obligadamente a la reflexión de lo posible frente a la inercia incesante y absurda  de expandir la ciudad de Querétaro atendiendo sólo a los intereses individuales.

Medellín resultó ser para mi simplemente fascinante. Pasó del caos al ejecicio efectivo del derecho a la ciudad con soluciones creativas e inteligencia financiera; de la vergüenza al orgullo y a la pertenencia que se vuelve energía en los jóvenes, cuya pobreza los alienta cuando hace no mucho los llevaba literalmente al borde de la muerte, o los mataba la guerrilla o el hambrhambrea droga.

Lograron una vitalidad emocionante con inversiones bien elegidas, políticos honestos, continuidad de proyecto y educación sembrada en el epicentro de la ignorancia. Los convirtió, al cabo de sólo dos décadas, no sólo en una Ciudad del Conocimiento y la innovación, sino en una ciudad equitativa donde todos los estratos conviven sin chantajes ni abuso en la morfología urbana  más agreste que hasta hoy conozco. Simplemente inspiradora.

Desde esta Babel de historias asiáticas, africanas me atraen especialmente las historias latinoamericanas como Quito y Cusco. Nos parecemos muchísimo más de lo que pueda pensarse y por ello me despierta un honesto entusiasmo  la gran tarea que tenemos pendiente; nuestra propia agenda urbana queretana que tiene que lidiar con 280 asentamientos irregulares donde empiezan campañas electorales con promesas y casi siempre terminan gobiernos con excusas.

Me abordan los Querétaros que no salen en la ciudad postal que estamos vendiendo. Una agenda que así como tiene la prioridad difusa de casi 400 colonias sin municipalizar, tiene que aceptar y reconocer que no puede controlar el desparramamiento pues algunos capitales quieren seguir siendo dueños del futuro sin saber que su legado podría ser una trampa para sus inversiones.

Al ver el MetroCable y en general el sistema de transporte de Medellín y Bogotá, resulta imposible no sentir coraje contra quienes detienen el proceso de Red Q desafíando la lógica social más elemental. Al ver el cinturón verde que le están constituyendo a Medellín  no puedo evitar sentir pena por los procesos egoístas de modificación del suelo y especulación que vivimos durante los últimos trienios. Nos queda poco tiempo para revertir lo que le hemos estado haciendo a nuestra  querida ciudad.

Pero más allá de estas reflexiones que no pueden más que ser dolorosas, está la esperanza de que lograremos sacar adelante el Instituto Metropolitano aún y cuando algunos alcaldes lo frenen porque parezca un logro de los rojos y no de los azules; aún y cuando parezca que en verdad a nadie le importa si sucede o no.

Mas allá de cúpulas de colegios y cámaras solo preocupadas en lograr concursos y licitaciones de obra pública (que se planea sin una visión sistémica) esta la expectativa que prodigan agentes de cambio como Luis Antonio Álvarez, Salvador Herrera, Alfonso Garduño y mis queridos compañeros nuevo urbanistas, que no cejan en la lucha, a pesar de la penurias que significan pretender implantar una nueva forma de ver el desarrollo de nuestra comunidad.

Por todo ello desde estas tierras colombianas les propongo algunos puntos para nuestra agenda urbana: lograr una nueva ley de planeación, revisar el modelo de proyección y decisión de la obra pública para democratizar todo el proceso. Les propongo hacer juntos un nuevo esquema de interacción municipal para el diseño de proyectos comunes con una visión de largo plazo. Les propongo por último hacer que la ley y los reglamentos imperen no por mandato sino por convicción. En síntesis les propongo un nuevo acuerdo de lo público para hacer la verdadera ciudad inclusiva que dedimos tener.

 

Autor: MNU y Lic. Gabriel Ballesteros

Entrevista al Director Nacional del INFONAVIT

Clic en la imagen para reproducir el videovideo

Entrevista a Alejandro Nieto Enríquez

Clic en la imagen para reproducir el video
video

Desde el Parque de los Deseos

Clic en la imagen para reproducir el video

video 4

Entrevista a Maestra Martha Isabel Bonilla

Clic en la imagen para reproducir el video
video 2

Entrevista con Dr. Alfonso Iracheta. Urbanista

Clic en la imagen para reproducir

video 1

WUF7 en Medellín

logo-wuf7sloganTopSpanish

Foro Mundial de Urbanismo en Medellín

La patria de Botero y del terriblemente recordado Pablo Escobar es este año la sede del Foro Mundial de Urbanismo organizado por HABITAT de la ONU. Es el séptimo foro de esta envergadura y en esta ocasión tiene como tema central la Equidad en la Ciudad.

Equidad, que palabra tan complicada. Dosis de aspiración infaltable en el discurso político del desarrollo social, la equidad se ha convertido en el objetivo transversal de una sociedad urbana que apurada por la velocidad, como valor elemental de todo lo plausible, se ha visto empujada a la fragmentación en todos sentidos.

La sede es Medellín, la conoceré mañana. Me dicen que es un enigma en una cañada. Un ejemplo vivo del como una sociedad puede darse a sí misma una oportunidad, aún en la descomposición social más severa como aquella de los años  vivos del Cártel más temible de la historia. Me dicen que vaya a Envigado y no a conocer el pueblo del criminal más rico (después del Chapo) sino a ver casas de cuatro fachadas en un panorama exuberante. Que no me pierda el funicular en Medellín, paseo que a pesar de las críticas cuando se construyó, es el medio más eficiente para cruzar la ciudad. Me dicen muchas cosas más, pero yo prefiero contarles lo que vea,  es un compromiso.

Acudo al Foro Mundial de Urbanismo tal cual si fuera a Brasil dentro de unos meses al del balón pie. Para mí la esencia de este encuentro es vida encapsulada, esperanza en conferencias para volver a mi tierra con ideas que puedan sembrar en otros el deseo de lograr la permanencia de una provincia que añoro, dentro del Querétaro industrial vertiginoso que esta mañana me compartiera el Secretario Marcelo López, quien hoy es dueño de una certidumbre que irradia a cualquiera que quiera saber hacia dónde va nuestro Estado. Desde aquí lo felicito.

Llegaremos primero a Bogotá a conocer el Transmilenio, sistema de transporte colectivo que inmortalizó ya al Alcalde Peñaloza como un político que supo  enfrentar al cacique camionero y darle a la capital colombiana el orgullo de tener una red ejemplar donde antes hubo caos y wawas desvencijadas.

Me siento muy orgulloso de ser mexicano,  Queretano de esos “de toda la vida” y  no puedo dejar de sentir una honesta admiración por un pueblo que ha creído en la planeación, evitando que algunos acaparen el favor y la ventaja de la información pública. Dicen que América Latina tiene hoy en Colombia la guía de las buenas prácticas urbanas, pero más allá de ese orgullo lo que han logrado es atrapar, el concepto de lo vivible y de lo común en su convicción, en su corazón. ¿Será esa  la enseñanza de los años en que la delincuencia organizada les robó el país? Es posible, se escucharía justo y resulta inspirador.

Participaré en dos mesas: una sobre profesionales del urbanismo por una nueva agenda urbana y otra sobre los retos legislativos para el nuevo urbanismo. Desde la visión de un ciudadano cualquiera me propongo hacernos oír,  pues en este mundo donde desaparecen aviones, donde algunos vuelven a los partidos prostíbulos; en este terruño  que se debate entre monopolios televisivos y donde se persigue a la Tuta en el vasto territorio de Apatzingán, hay futuro…

TEMA WUF7: Equidad Urbana en el Desarrollo – Ciudades para la Vida

Se estima que más de dos tercios de la población mundial urbana vive en ciudades, donde la inequidad de ingresos ha ido en aumento desde los años 80 y, en muchos casos, este incremento ha sido impactante. Las inequidades están presentes en los espacios urbanos, con ciudades divididas por fronteras invisibles en forma de exclusión social, cultural y económica.

Los tugurios, la cara visible de la pobreza y de la inequidad urbana, sigue creciendo en la mayoría de países en vías de desarrollo, perpetuando la falta de acceso de servicios básicos y representación a la mayoría de comunidades vulnerables.

También persiste la desigualdad de género, la cual impide que las mujeres accedan a educación secundaria, empleo digno, representación política y salud reproductiva. Además, las desigualdades de los jóvenes se manifiestan a través de la discriminación en el acceso a la educación, niveles diferenciados de empleo y oportunidades de ganarse la vida, falta de participación en la toma de decisiones y prejuicios contra las preferencias sexuales.

Por lo tanto, las ciudades son un componente crítico a la hora de resolver el problema de la inequidad. Su diseño, gobernanza e infraestructura tienen un impacto directo sobre la vida y las oportunidades de sus habitantes. Más información aquí

logo-wuf7sloganTopSpanish