Entradas

¿Te conviene cambiar tu crédito de Infonavit a un banco?

Desde 2013 han bajado los intereses de los créditos a la vivienda, pero no han captado la atención del público.

sinaprovecharse030715gCIUDAD DE MÉXICO.- A pesar del incremento en la portabilidad hipotecaria en el país y  de que la banca comercial está ofreciendo tasas hipotecarias históricamente bajas, los acreditados por el Infonavit están desaprovechando estas condiciones ya que mantienen sus créditos en el instituto de financiamiento público a tasas de entre 12 por ciento y 13 por ciento, mientras los bancos tienen tasas de hasta ocho por ciento.

Leer más

 

3 Cosas que Debes Saber Sobre el Sector Vivienda

Sociedad-Hipotecaria-Federal-cartera-millones_MILIMA20140116_0280_11Se espera la recuperación del sector vivienda ocurra entre el 2014-2015.

 

1. Infonavit es la institución con más peso en el mercado, otorgando 70% de los créditos hipotecarios en México.

2. Los socios de Canadevi desarrollan el 85% de la vivienda en México

3. Geo, Urbi y Homex construyeron en lugares no adecuados para desarrollos habitacionales.

Leer más

Lo que es parejo no es chipotudo

Por  Lic. Gabriel Ballesteros Martínez
(Nueva relación entre PROFECO-CANADEVI-INFONAVIT)

 Dice la voz popular que lo que es parejo no es chipotudo. A partir del pasado 22 de noviembre, la Procuraduría Federal del Consumidor y el INFONAVIT han unido fuerzas mediante reformas legales y un poco de manita de puerco, para obligar a las empresas desarrolladoras de vivienda a realizar enmiendas a los machotes de sus contratos de adhesión, con lo que se espera dar equidad a la relación entre estas y el comprador/acreditado.
A partir de ya, si la operación de compraventa de una casa integra un crédito del INFONAVIT o del FOVISSSTE, tanto los contratos de contado, como los de pago a plazos (con o sin enganche) deberán incluir  penalidades por incumplimiento de comprador a vendedor pero ahora también — del vendedor a favor del comprador–.  Adicionalmente deberán fijar con precisión la forma y fecha de entrega, así como estipular bonificaciones sobre el precio de la vivienda o el valor de las reparaciones que se harán al adquirente si hay goteras, grietas o vicios ocultos más severos. En fácil, la PROFECO fue al dentista de San Lazaro y le afilaron los colmillos.
Anote Usted si es comprador y sobre todo Usted –si es vendedor–  que ahora el machote de contrato de compraventa debe estar registrado en PROFECO,  so pena de que no haya RUV (Registro Único de Vivienda),  pues las ONAVI´S –solidarizadas con el consumidor– no otorgarán registro a los paquetes de vivienda de aquellas empresas cuyos modelos de contratos no estén ajustados y sean parejos con el acreditado.   Si entendemos que para registrar el contrato en PROFECO este debe estar acorde a las nuevas disposiciones, pues se cierra la pinza: si no hay contrato nuevo, no hay registro; si no hay contrato inscrito no hay RUV; si no hay RUV no hay créditos para esas casas; si no hay créditos, (casi) no habrá ventas…  si no hay ventas pues entonces no hay negocio. RIP.
Desconozco de quien fue la iniciativa, lo cierto es que durante los últimos años,  prácticamente en todas las delegaciones de  la defensora del consumidor, fue necesario ponerle un  escritorio de planta a las grandes vivienderas y a más de alguna desarrolladora regional… Algo así como su propio ejecutivo de cuenta… si, acertó usted,  así como lo tienen también algunas empresas de telefonía  a las que no les caería nada mal ( o más bien, nada bien) una revisadita del tipo de la que le dieron a la industria de los hogares.  
Échenle un ojo al Artículo 73 reformado (ter, quater y quintus), 92 y 98 para que puedan dimensionar de qué se trató este asunto. Las penalidades pueden llegar hasta los 2MP y las bonificaciones al comprador ahora podrán rondar hasta el 20% del valor de la reparación e incluso forzar la sustitución de la casa,  si su arreglo resulta insostenible. En otros países esto podría parecer normal, sin embargo en el nuestro, donde las relaciones entre muchos binomios como este no se encuentran balanceadas por la realidad del mercado, ajustes similares resultan, muy de moda por cierto, revolucionarios y no queda corto el calificativo.   
Quién sabe si pagaron justos por pecadores, porque me consta que hay empresas serias y responsables. Quién sabe si estos ajustes no fueron tan solo cosechar lo sembrado; es difícil afirmar, como hacen algunos en el sector, que los diputados soltaron una  peligrosa herramienta de presión social; lo que sí puedo afirmar es que ahora las oficinas de atención al cliente y post venta deberán ponerse las pilas,  pues  han pasado a ser el personaje central de cualquier empresa que no quiera ver sus utilidades caer en barrena, enfrentando demandas en cadena o hasta colectivas. Y es que no faltan perversos, que  al amparo de la necesidad de la gente y ante la dureza con que se reformó la Ley  se les pudiera ocurrir cuestionar de esta manera la política de vivienda y más ahora que se acercan –¡uy que miedo!– las elecciones intermedias.

P.D. No. 1: Con un sincero reconocimiento me adhiero a todos los queretanos que estamos contentos con el desempeño del Secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Estado de Querétaro Ing. Sergio Chufani Abarca y a sus colaboradores. Si la energía y expertis mostrada en materia de obra pública continúa como en estos primeros meses de gobierno, tendremos un sexenio efectivamente de soluciones. Enhorabuena.

P.D. No. 2: A los señores regidores del Ayuntamiento de Querétaro se les reconoce la sabia actitud de cambiar de opinión. Han habido otros asuntos mucho más serios que Peña Colorada y a los que estuvieron de turno les costó reconocer y echar un paso atrás legándonos cambios de uso de suelo que, hoy  ya nos muestran sus reales consecuencias. 

El casado casa quiere

Por Gabriel Ballesteros Martínez
Desde aquella COMEVI hasta el IVEQ de hoy, el rol del gobierno estatal como agente económico proveedor de “pies de casa”  y vivienda de interés social  ha sido muy accidentado, por no decir que casi casi fatal.
Tanto gobierno como sea estrictamente necesario y tanta sociedad como sea posible, así  reza una versión del principio de subsidiariedad, que en cristiano quiere decir –de acuerdo a nuestro actual régimen económico—que  el gobierno debe meterse solamente en aquello que no podamos o debamos hacer los particulares o lo que es lo mismo,  zapatero a tus zapatos…
A la luz de nuestras experiencias recientes, me pregunto si el modelo del IVEQ es realmente lo que necesitamos en Querétaro para llenar el hueco existente en el tema de construir viviendas para los que no califican a otros mecanismos de financiación. Resulta aplicable el lindo eufemismo de los “coach” de negocios: nuestro Instituto de Vivienda tiene “áreas de oportunidad” que bien valdrían de soporte para sostener un replanteamiento general de nuestra queretana política de vivienda. Nótese que no cuestiono su existencia, la cual aprecio necesaria; la crítica va en función de la orientación a asumirse como agente económico constructor,  en lugar de consolidarse como un organismo regulador  y solo interventor de los procesos de planeación, valuación y gestión de reservas territoriales.
Que fácil sería para un gobernante simplemente extender un cheque al organismo de vivienda y decir “órale pónganse a hacer casas”… No se trata de eso, no se trata solo de que nuestros impuestos se destinen directamente a financiar al que gana menos de lo menos. Se trata de que el Estado ejerza su facultad reguladora y dirija el mercado con acciones de política territorial,  ejerciendo su derecho del tanto en materia agraria y otros mecanismos cuando sea necesario y bajo el principio de solidaridad fiscal inmerso en las leyes. De esta manera podría, entre otros frutos de su acción,  consolidar suelos baratos como insumo de empresas particulares que quieran arriesgar al volumen  con cliente asegurado.
Mientras que a COMEVI la trompicó el error de diciembre (1994), el fracaso del IVEQRO, modelo institucional de la administración de Francisco Garrido,  se debió a que la propia dirección de las decisiones inmobiliarias del gobierno atentaban contra la naturaleza del  Instituto; simplemente no se le dejó desarrollar, amén de los rumores sobre la transparencia de sus gestiones y de las “áreas de oportunidad” que han resultado tener las casas que construyó. En lugar de una bolsa de suelo urbanizable –pública– a cargo del organismo,  se prefirió impulsar y apoyar a empresas particulares,  para que fuesen estas las que adquirieran el suelo barato de la periferia.
Hoy,   mirándonos en ese espejo, estamos a tiempo de redirigir al Instituto como organismo de consulta especializada; entre otras cosas, como impulsor de la aplicación de eco-tecnologías en los modelos de vivienda básica; como entidad de planeación territorial o bien como instrumento de política social (a través o en conjunto) con los programas como el denominado “Soluciones”. No  debemos caer en la tentación de orientarlo de nuevo como agente constructor, pues en ese terreno el sector público está en obvia desventaja ante la hiper regulación a que está sujeto. El gobierno se encuentra atado de manos para lograr una capacidad competitiva. En este orden de ideas,  como en nuestro gobierno local, es un “ni–ni” porque ni lo necesita el mercado inmobiliario,  ni mejora con su pseudo participación las reglas no escritas del mercado financiero.
Para aquel que acaba de “arrejuntarse”, el que decidió casarse o el que  simplemente quiere emanciparse de la casa paterna, poco importa quién sea el que haya hecho la vivienda. Lo que pide es un precio justo y pagable sin hipotecar el sueño. Que si no está cerca,  esté bien comunicada; que esté bien hecha y con materiales de buena calidad sin que en los meses de lluvia tenga que pararse a poner cubetas. Sobre todo que su diseño le permita sentirse bien.
P.D. Invito a quienes tenemos infantiles recuerdos de la papelería del Sagrado Corazón, a tararear con nostalgia unas sufridas golondrinas. La Ciudad va…