Queretano ilustre: Carlos Arvizu García q.e.p.d

Por MNU y Lic. Gabriel Ballesteros Martínez
Experto en historia urbana virreinal y nuevo urbanismo en América, nuestro querido Doctor  puede ser considerado con todo derecho, el padre fundador de la enseñanza del urbanismo en Querétaro y mentor de muchas generaciones de arquitectos, ingenieros y hasta abogados que hoy de un modo u otro hacemos ciudad. El urbanismo y la arquitectura están de luto pues grande es el vacío que ha dejado con su partida, nuestro maestro y amigo el Doctor Carlos Arvizu García. 
Lo conocí allá por los noventas cuando era Delegado del Centro Histórico; que mejor custodio de nuestros monumentos y casonas podría haber tenido la Ciudad antigua. Generalmente de buen humor,  era un hombre generoso con el conocimiento. El debate era lo suyo, sobre todo cuando se trataba el tema de peatonalizar las calles del centro. Sencillo y afable, oficialmente fue nombrado Queretano Ilustre en  2008 cuando fue galardonado por el Municipio de Querétaro.   
Fundador de la Escuela de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey, al Doctor Arvizu también se le puede adjudicar moralmente la autoría de nuestro actual Código Urbano, compendió de legislación urbana en su momento vanguardista (1992), impulsado cuando fue Diputado.  A nuestro estimadísimo profesor le debemos también el rescate de Santa Rosa de Viterbo,  una restauración qué en su momento generó polémica, pues a muchos les pareció atrevida y discordante. Hoy,  los años le han dado la razón pues las críticas se volvieron elogios y como los mascarones de la fachada, él también sacó la lengua a sus detractores.
El patrón espacial de su vida fue regalar su tiempo a la juventud.  Sus clases siempre amenas, siempre preparadas con cariño. Disfrutaba la contradicción y la explotaba con maña para terminar con paciencia induciendo sus ideas. Severo cuando se lo proponía, no le gustaban los disparates urbanísticos ni las ideas icónicas. Todos sabíamos que detrás de su regaño estaba la profundidad de los viejos maestros y el respeto por una arquitectura equitativa, social, ortodoxa, representativa e incluyente.
Su pasión: París. Allá curso maestría y doctorado en los ochentas. Era un deleite escucharlo explicar a Haussmann y darle un repaso a Le Corbusier. Creía seriamente en el arte que hay en las fachadas y un balcón o una cornisa eran motivo suficiente para discutir por horas.
En 2010 tuve el honor de compartir con él los trabajos iniciales del Consejo Asesor de Desarrollo Urbano y Vivienda del Estado; conocedor de los alcances de la administración pública, compartió conmigo su preocupación por el hecho de que la planeación urbana estuviera ausente en nuestras instituciones y solo dependiera de los inversionistas. Si bien se fue sin ver concluido el nuevo Código Urbano; sin ver el Instituto de Planeación Urbana; sin ver operativo el nuevo urbanismo en México, estoy seguro que se fue satisfecho de haber participado honesta y auténticamente en la concepción de un desarrollo urbano socialmente sustentable. Descanse en paz nuestro querido maestro.
5 comentarios
  1. Rodrigo
    Rodrigo Dice:

    Tío, padrino, maestro, eso fue para mí. Me vio nacer, crecer y desarrollarme, su partida me pone triste, tan rápido, tan pronto, tan aprisa como la vida de hoy, que en un suspirar cambian las cosas, cambia la gente y alguna se va. Pero lo que cambia a otro ritmo es ese urbanismo que el tanto quiso, que tanto lo apasiono, lo que le dio muchas alegrías, trabajos y sueños. Las palabras sobran y lo que queda son las obras, los gestos y los recuerdos, de un gran hombre que, daba sabiduría y permitía la reflexión. Sé que desde arriba me oyes y que estas con dios y que te brinda paz. Te quiero y te admiro y nunca te voy a olvidar, gracias por esas pláticas inteligentes. Hoy lloramos tu partida, a muchos les harás falta, yo te extrañare y te tendré siempre presente en mi corazón. Descanse en paz nuestro padrino.

    Responder
  2. juanmanuel.marquez
    juanmanuel.marquez Dice:

    la noticia me tomo por sorpresa y me perturbó.
    Conocí al doctor Arvizu en 2006 cuando fue nombrado sinodal de mi trabajo de tesis doctoral en UNAM. El doctor no sólo se tomo el tiempo de revisar el trabajo, sino que me planteó cuestionamientos y realizó aportaciones que lo enriquecieron notablemente. A partir de este momento establecimos fuertes lazos de colaboración, tanto en Querétaro como en Puebla y cultivamos una muy buena amistad.
    Como decía Julio Cortazar: Cuando una persona que admiramos se va, con ella muere una pequeña parte de nuestro corazón.
    Descance en paz querido Maestro y amigo.

    Responder
  3. Francisco
    Francisco Dice:

    Carlos querido amigo de siempre, del que nunca recibi una critica destructiva, el que siempre tenia una palabra de aliento y una palabra amable, un consejo. A quien era un gusto presentar como mi amigo, pues su platica inteligente, ingeniosa, llena de anécdotas y recuerdos (muchos de ellos que compartimos en 40 años de amistad) tanto gustaba a todos. Tanta gente me ha hablado al enterarse de la perdida y todo ellos guardan siempre un recuerdo imborrable en su memoria de un gran hombre, un caballero. Te voy a extrañar siempre, descansa en paz.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *