Metrocable Medellín: Estudio de Caso

La población de Medellín, Colombia, se triplicó entre 1951 y 1973, impulsada por la industria manufacturera de la ciudad, principalmente textil. La rápida inmigración condujo al desarrollo de asentamientos informales en las empinadas colinas de la ciudad.

Debido a su difícil acceso, los asentamientos se encontraban desconectados del valle donde se encuentra la ciudad formal. El reducido número de intervenciones públicas en áreas como la de Santo Domingo y La Aurora, dio lugar a un crecimiento informal caótico y con servicios insuficientes. Estas áreas se convirtieron en notorios focos de criminalidad.

El gobierno de Medellín preparó un plan integrado para abordar los problemas de accesibilidad, integración y seguridad. Un factor clave en el enfoque integrado fue la implementación simultánea del sistema de transporte Metrocable y de equipamiento social adyacente a las estaciones, tales como, bibliotecas, escuelas, instalaciones deportivas y espacios públicos.

Solución

El sistema Metrocable consiste en teleféricos que recorren la especial topografía donde se encuentran los asentamientos informales de Medellín. Una solución innovadora y asequible, el proyecto Metrocable fue originalmente incluido en el Plan de Desarrollo de Medellín 2001, el cual tuvo continuidad para el 2008 cuando se habían construido tres líneas de Metrocable.

La consistencia política fue el factor clave de éxito. La verdadera transformación urbana sólo puede lograrse mediante la continuidad de los planes entre gobiernos sucesivos.

Metrocable fue financiado por Metro, una empresa pública constituida por el Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín. La Línea K, que llega a Santo Domingo, abrió sus puertas en 2004. Tiene dos kilómetros de longitud y sube una pendiente media del 20 por ciento para servir a 230,000 residentes.

La Línea J, que llega a La Aurora, tiene tres estaciones en una distancia total de 2,2 kilómetros que sirven a una población de 295,000 habitantes. La Línea L llega hasta el Parque Arví.

La construcción fue rápida.

Para la Línea L, se emplearon solo 16 meses en su construcción, con un presupuesto de USD 23 millones y la tarifa es de USD 0.60. Una cabina con capacidad para 10 personas llega cada 12 segundos, lo que resulta en una capacidad de 3,000 personas transportadas por hora en cada dirección. El sistema consume 6.000 kWh por día; en caso de fallo energético, está diseñado para que funcione con motores diésel.

Proporcionar infraestructura urbana no es solamente una cuestión de ingeniería de transporte.

Las intervenciones que abordan de manera integral los problemas urbanos son más propensas a traer soluciones que las acciones específicas de cada sector. La integración del transporte con el espacio público y los equipamientos comunitarios ha demostrado ser una fórmula eficaz para lograrlo.

La estrategia social desarrollada por Metro fue una herramienta fundamental para garantizar la sensibilización y el apoyo de la comunidad. La participación de los actores de la comunidad en la planificación y la ejecución ha ayudado a erradicar el estigma de la exclusión y ha ayudado a desarrollar un sentido de pertenencia y orgullo en la vecindad.

Resultados

Metrocable es considerado como un símbolo de la regeneración urbana en Medellín y es uno de los pocos sistemas de teleférico utilizados para el transporte público. Metrocable ha reducido el tiempo que los residentes de Santo Domingo emplean para llegar al centro de la ciudad. El viaje que solía ser de hasta dos horas en minibús es ahora de siete minutos.

La mejora del acceso ha estimulado el empleo y la integración social.

La actividad comercial se ha incrementado en un 40 por ciento con pequeñas empresas familiares y restaurantes alrededor de las estaciones de Metrocable. Hay evidencia de un aumento en el valor del suelo y de los alquileres. Varios bancos han abierto sucursales en la zona y el turismo se está convirtiendo en una fuente inesperada pero significativa de ingresos.

El acceso a empleo, bienes y servicios ayudó a reducir los episodios de violencia en un 79% entre 2003 y 2004. En el área de la estación de Santo Domingo, el centro de servicios públicos alberga la Biblioteca España, una gran biblioteca pública que recibe 1,000 visitantes diarios. También alberga una sucursal de Cedezo, un centro público que proporciona asesoramiento y orientación a las microempresas.

 

La mejora de los espacios públicos y la creación de nuevos parques ha sido un componente importante del programa, lo que ha resultado en el aumento del espacio público por habitante en unas 2.5 veces. Las calles donde se instalaron los pilares de soporte del teleférico han sido rediseñadas con medidas de pacificación del tráfico y, ahora, más de tres kilómetros de calles cuentan con amplias aceras con más de 1,000 árboles recién plantados.

 

Metrocable no es una intervención aislada.

Metrocable es una estrategia totalmente integrada de desarrollo de la ciudad y de su plan de movilidad. En última instancia, esta integración hizo posible un sistema de una sola tarifa, medida que ha recortado los presupuestos de transporte de los hogares en USD 100 mensuales, generando ahorros económicos para la comunidad valorados aproximadamente en 8 millones de dólares en el año 2011.

Ambientalmente, Metrocable ha ayudado a reducir las emisiones de partículas, CO2, gases de efecto invernadero y otros contaminantes mediante la reducción del uso de autobuses obsoletos y en mal estado que recorrían las empinadas y estrechas calles. Esto ha evitado la emisión de alrededor de 20,000 toneladas de CO2 al año, permitiendo a la ciudad financiar parte de los costos de operación a través del intercambio de emisiones.

 

(Fuente: ONU Habitat)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *