Diez principios del nuevo urbanismo

La ciudades de hoy se presentan como enormes masas de concreto, acero y cristal, el aire ya no es seguro para respirar y en algunos casos está tan contaminado que la respiración es equivalente a fumar dos paquetes de cigarrillos al día; el número de viajeros que pasan horas sentados en congestionadas calles y carreteras aumenta los niveles de frustración tanto como la contaminación, los largos y tediosos trayectos entre un punto y otro nos roban la mitad de nuestra vida; los pequeños habitáculos a los que aún llamamos casas asfixian el desarrollo social. La ciudad de hoy es una ciudad inhumana y a cualquiera que viva o sufra una megalópolis no le quedara duda de ello.

La pregunta es muy clara: ¿Qué podemos hacer hoy por nuestras ciudades? En respuesta a estas condiciones estamos viviendo el surgimiento de un nuevo urbanismo que, a diferencia de la planificación tradicional, no busca satisfacer solamente la máxima eficiencia económica de una ciudad, donde el flujo de capital, la venta de autos, la especulación inmobiliaria y la productividad de las fábricas están por encima de las mínimas necesidades humanas. El “Nuevo Urbanismo” propone una ciudad equilibrada, donde lo económico, social y ambiental están en el mismo plano de importancia, donde el ser humano y sus necesidades fisiológicas y psicológicas son el punto de partida de la planeación urbana. El Nuevo Urbanismo sencillamente propone una ciudad más humana, bien podríamos llamarle “Urbanismo para Humanos”.

El urbanismo tradicional ha llegado a su fin y si eso significa más parques y plazas públicas, mejor calidad del aire y menos ruido, menos autos y menos estacionamientos, ¿por qué no?


Nuevo urbanismo

Podemos llamarles principios, pero realmente son 10 líneas de acción que han tomado forma en los últimos años, hilando un discurso diametralmente diferente al del urbanismo tradicional que administraba a la ciudad como un negocio dejando de lado el carácter social y ambiental de la urbe. Los principios del nuevo urbanismo se pueden aplicar en proyectos a todas escalas, desde un solo edificio hasta la ciudad entera. Seguramente no serán los únicos principios y por la variedad de temas es difícil profundizar demasiado, pero para motivos de este artículo señalaremos escuetamente las líneas más sobresalientes.

  1. Urbanismo Caminable (Walkable urbanism)

El diseño de la ciudad se enfoca en el desarrollo de infraestructuras dirigidas a priorizar la movilidad peatonal por sobre otros medios de transporte. Porque todos somos peatones y caminar es inherente al ser humano, la ciudad para los humanos es una ciudad caminable. Pero “urbanismo caminable” no solo se refiere a la infraestructura peatonal, un “Nuevo Urbanismo” se hace con nuevas herramientas no desde la comodidad del estudio de diseño, no sobre el papel, sino desde la calle, es participativo y nace del activismo urbano, el Nuevo urbanismo se hace con los pies.

  1. Ciudad Diversa

Es muy importante que la ciudad no se diseñe para algún estrato social, grupo racial o nivel cultural. El fin último de la ciudad es el intercambio de objetos y experiencias y la ciudad de mayor intercambio es la ciudad diversa.

  1. Uso mixto

Olvidémonos del espejismo suburbano y de la ciudad zonificada por usos de suelo. Una ciudad eficiente y humana es una mezcla equilibrada de tiendas, oficinas, apartamentos y casas, zonas de esparcimiento y centros deportivos, esto a cualquier escala: en el barrio, en la cuadra, en el bloque, en el edificio.

También a cualquier escala la ciudad debe ofrecer una amplia gama de tipos, tamaños y precios de vivienda. Romper con las zonificaciones de ricos y pobres. Una ciudad segura es aquella que no segrega clases sociales, donde los distintos estratos se reconocen entre sí y conviven en un mismo espacio público.

  1. Sostenibilidad (sustentabilidad)

Una ciudad es sustentable en tanto consuma y contamine menos el entorno y se acerque lo más posible a un sistema autónomo o autosuficiente. Entendiendo al exterior como el entorno rural o natural, en contraposición con el entorno urbano o artificial. Una ciudad es sostenible en tanto recicle su agua y basura, cultive sus propios alimentos (agricultura urbana) y genere su propia energía (energías limpias).

  1. Accesibilidad

Una ciudad eficiente no es aquella que mueve más rápido a un mayor número de personas, sino, la ciudad que mueve menos personas y más información. Las ciudades digitales nos permiten trabajar sin trasladarnos, mientras que la conectividad y la fusión del espacio público físico-virtual nos permiten generar procesos participativos de diseño urbano, de convivencia e intercambio. La accesibilidad es una oportunidad para enriquecer la estructura del tejido social.

  1. Calidad del diseño

La ciudad no solo necesita infraestructuras que resuelvan problemas. Los problemas en una ciudad necesitan ser solucionados con énfasis en el confort humano, con sentido de lugar, con una colocación estratégica de los usos cívicos que generen sentido de comunidad. No solo se diseñan soluciones, también símbolos y significados. El diseño urbano es arte urbano.

  1. Estructura pública de barrio

No se trata de volver a los antiguos barrios o conservarlos como museos, se trata sencillamente de mantener la estructura del tejido social como núcleo o comunidad. Generar sentido de identidad en cada entorno urbano, identidad de ciudad, identidad de delegación, identidad de municipio, identidad de colonia, de barrio de calle, de bloque, de edificio, de casa o familia. Y para ello construir y reconstruir constantemente el espacio público y mantener cierta autonomía económica, política, social y ambiental.

  1. Ciudad compacta

La ciudad que crece hacia arriba en lugar de crecer en extensión permite un uso más eficiente de los recursos y para ello es indispensable la definición de los bordes o límites de la ciudad. En una ciudad compacta se acortan los trayectos entre un punto y otro, se necesita menos infraestructuras de transporte y servicios. Es así, una ciudad más cómoda y un mejor lugar para vivir.

  1. Movilidad amable

Lejos de apostar por el automóvil, el “Nuevo Urbanismo” apuesta por los sistemas colectivos de transporte cero emisiones, por el diseño peatonal, por el fomento de un mayor uso de bicicletas, patines, scooters, y caminar como medio de transporte esencial.

  1. Diseño participativo

Por ultimo y quizá la línea más importante del “Nuevo Urbanismo” es el diseño participativo como la herramienta con la cual un equipo interdisciplinario de profesionales puede integrarse a los complejos procesos de producción socio-espacial. El diseño complejo participativo es un trabajo colectivo, tanto en la determinación de los objetivos como en la definición de los caminos para llegar a ellos, es la aprobación y reconocimiento de la otredad priorizando sus necesidades, esperanzas y posibilidades. El diseñador o urbanista ya no es el amo y señor, hacer ciudad es un proceso estético, pero también social, económico, político y ambiental, simultáneamente.

 

(Fuente: Cronicón)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *