Sedatu reconoce pérdida en calidad de obra pública

El componente de la obra pública en México, en las últimas décadas ha perdido su valor, así lo reconoció Román Meyer Falcón, titular de la Sedatu.

“Cuando hablamos de obra pública, lo público, la gran mayoría considera los bajopuentes, banquetas, parque de bolsillo. A principios del siglo XX la obra pública, el legado fue distinto sí había un sentido de responsabilidad social. Y que en las últimas décadas se perdió, reitero, la calidad de la obra pública”.

Reiteró que es un elemento que ha perdido el Estado mexicano y los tres órdenes de gobierno con lo que llamó “contratismo” en la obra pública.

Dentro del programa del 6o. Congreso Arquitectura, Innovación y Bienestar, expresó que en este sentido, se tienen que adecuar las diversas normatividades ya que hay pendientes en el espacio público, equipamiento, centros históricos, “y hay mucho trabajo normativo que podemos incentivar en este sexenio en lo que corresponde a dotación de servicios públicos”.

Proyectos de intervención

Expreso además que en los próximos seis años, la Sedatu pretende intervenir 100 ciudades en colaboración con otras instituciones del Estado.

Reconoció nuevamente ante el gremio de los arquitectos en la CDMX, que en el país hay 5 millones de viviendas abandonadas que aunado al abandono del campo, son los grandes retos para atender.

En cuanto a la función social de la arquitectura, dijo que se tiene que “reconocer que estas comunidades, estás colonias ni tienen un referente urbano con el cual puedan tener una vinculación” cómo en el caso del centro de la ciudad de México hay muchos elementos que nos pueden dar identidad, “pero en muchas de las poblaciones sobre todo en la frontera norte, que son son zonas de maquila, no tienen o son carentes de un sentido como tal”.

Finalmente, reconoció el papel del municipio en este sentido: “Se trata de poder dotar de equipamientos y servicios, acciones de vivienda, de regularización, de apoyar a que los municipios actualicen sus instrumentos de planeación, sus catastros, para que puedan recaudar mejores servicios junto con las plusvalías”.

En el marco del Sexto Congreso Nacional de Arquitectura y Bienestar, organizado por el Colegio de Arquitectos de México CAM-SAM, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, se pronunció por retomar la importancia del proyecto en el desarrollo de la obra pública para garantizar su calidad, y rescatar la función social de la arquitectura.

“Una de las necesidades que identificamos cuando comenzamos a conformar los equipos de trabajo de la Sedatu, y cuando ya estábamos vislumbrando el Programa de Mejoramiento Urbano, tuvo que ver con el componente de la obra pública, su calidad, que desafortunadamente en las últimas décadas, ha perdido su valor”, agregó.

Al impartir la conferencia magistral titulada “Construyendo territorios de paz y bienestar”, el secretario subrayó la importancia de que desde el proyecto, se asegure la calidad de los materiales, pero sobre todo, que se garantice su permanencia en el tiempo; con el objetivo de que la arquitectura envejezca dignamente como lo han hecho grandes obras del Siglo XIX y del Siglo XX.

“Si no le damos valor al proyecto, facilitamos que la obra en sí, fracase. Todos sabemos que la aplicación del recurso público es una gran responsabilidad. Si no salió el proyecto, no podemos exigir que se regrese el material”, argumentó Meyer Falcón.

El Colegio de Arquitectos de México otorgó un reconocimiento al titular de la Sedatu, por su participación y como Miembro Honorario del CAM-SAM.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *