Plan nacional de vivienda busca cobertura para todos: Sedatu

Uno de los temas pendientes de resolver en el Plan Nacional de Vivienda 2020-2024, que se presentará a finales de noviembre, está relacionado con los mecanismos de financiamiento para lograr llegar a las personas que no tienen acceso a ellos, señaló el titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón.

Después de instalar el Consejo Nacional de Vivienda, que desde hace cinco años no sesionaba, expuso que la gran mayoría de esa población se concentra en el centro, sur y suroeste, donde “la formalización del empleo laboral es menor, por lo cual muchas de esas familias no tienen acceso a un crédito, a una tasa adecuada. Suelen tener acceso a microfinanciamientos que van del orden del 50 por ciento en lo que es el cobro del crédito”. Lo que consideró “muy poco humano”.

Detalló que entre seis y nueve millones de viviendas enfrentan un rezago de atención, y un porcentaje importante son acciones de mejoramiento, ampliación y en algunos casos de sustitución de las casas. En su mayoría, ubicadas también en el centro, sur y suroeste, dijo.

Meyer Falcón informó que el programa de vivienda social cuenta con alrededor de mil 400 millones de pesos para el próximo año. Destacó que buscarán “no solamente quedarnos con lo que corresponde en los recursos federales, encontrar otros mecanismos con gobiernos estatales, municipales para que haya una bolsa en conjunto en relación sobre todos con las zonas de mayor necesidad”.

Durante la presentación de lo que se ha avanzado en el Plan Nacional de Vivienda, Edna Vega Rangel, directora general de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), detalló que la estrategia contempla los siete elementos que establece la Organización de las Naciones Unidas (ONU): seguridad en la tenencia, disponibilidad de servicios, habitabilidad, ubicación, adecuación cultural, accesibilidad y asequibilidad.

Sobre la tenencia, expuso que el objetivo es fomentar la creación de instancias que proporcionen asesoría legal a la población que no tenga los medios apropiados para proteger su patrimonio. Respecto a la asequibilidad de la vivienda, señaló que la problemática actual es que los mecanismos para su acceso no se adecúan a los diversos tipos de demandantes, a sus niveles de ingreso y a las modalidades de inmuebles.

En relación a la disponibilidad de servicios, materiales, instalaciones e infraestructura, dijo que la estrategia contempla coordinar esquemas de cooperación entre las diferentes escalas de gobierno para ejecutar obras de servicios y equipamiento público, así como fomentar el uso de ecotécnias y nuevas tecnologías para incrementar la cobertura.

También, planteó la necesidad de reformar el artículo cuarto constitucional, para modificar el concepto de “vivienda digna y decorosa” por “vivienda adecuada”, que incluye los siete componentes de ONU-Hábitat.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *