Entradas

Planeación metropolitana, la gran noticia.

 

Arq. Antonio Alvarez

Zaragoza-y-5-de-Febrero-las-calles-mas-dificiles-de-Queretaro

El pasado Jueves 30 de Octubre, apareció en los medios impresos de la Ciudad de Querétaro la rimbombante noticia de la tan esperada (tan anunciada diría yo), conformación del Instituto Metropolitano de Planeación. La noticia, una más al respecto, es alentadora, generadora de expectativas y en todo caso objeto de seguimiento puntual. Lo malo, por decirlo así, es que ésta “gran noticia”, la hemos leído ya en varias ocasiones en los últimos dos años sin que al momento, haya pasado de pose de foto y discurso político a una verdadera gestión trascendente. El 20 de Octubre de 2012 aparecía una nota en el Periódico Universal de Querétaro titulada “Prevén pacto por desarrollo.”, el singular título de la nota resulta con el paso del tiempo tan propio de nuestra cultura de demagogia y protocolo como el mismo contenido de la nota, en ella el alcalde del municipio de Corregidora señalaba:

“Lo primero que tenemos que hacer con este instituto es ciudadanizarlo para quitarle a los políticos la visión urbana de corto plazo ya que los presidentes municipales duramos en el cargo tres años y los institutos de planeación y el metropolitano —integrado por ciudadanos— pueden durar seis años.”, opinó.[i]

De inicio lo interesante entonces era encontrar que la creación de dicho instituto formaba parte de la agenda política de los interesados, es decir, los alcaldes de Querétaro, Corregidora, El Marqués y Huimilpan, expresaban públicamente, la decisión simple de estar de acuerdo en ponerse de acuerdo. La lectura en todo caso era esperanzadora.

Y sí, el 31 de Octubre de 2012 con la presencia del Gobernador del Estado se suscribió un acuerdo que lleva por título: “Firma del acuerdo de voluntad política”, y el discurso proclamado hablaba sobre todo de “acciones concretas”, en el mismo momento que se firmaba un documento que solamente acreditaba voluntad política, o sea, se hacía oficial que si estaban interesados en ponerse de acuerdo, pero nada más. La lectura en todo caso confirmaba cierto avance.[ii]

El día 20 de Marzo de 2013, el periódico Universal de Querétaro publica la nota titulada: “Instituto Metropolitano, en Mayo.”, en esta ocasión el alcalde de Querétaro decía en Marzo que sería en Mayo cuando pudiera estar constituido jurídicamente el Instituto Metropolitano de  Planeación, una vez más se hacía público que ya estaban (los alcaldes en cuestión), de acuerdo en ponerse de acuerdo. O sea, – se está trabajando en el asunto, podría ser una lectura adecuada para dicha nota.[iii]

Tan sólo unos días después el 13 de Abril del mismo año (2013),  se publicaba una nueva nota de la misma fuente que entre otras cosas decía así: “Para la segunda quincena del mes de mayo estará conformado al 100% el Instituto Metropolitano de Planeación, aseguró el presidente municipal de Corregidora, Antonio Zapata Guerrero.”[iv]

En esta nota además se insistía en que la intención de este Instituto incluía una visión de zona metropolitana para los siguientes 50 años. La lectura ahora sería, – bueno, se tardaron pero ya en quince días queda, por fin se pusieron de acuerdo.

Y así, en el marco del Simposio Nacional Metropolitano, el 2 de Mayo de 2013 el alcalde Loyola Vera manifestaba que todo estaba listo:

“Está listo el diseño, el modelo. Hemos platicado con los diferentes alcaldes para avanzar en el tema”, apuntó el alcalde.[v]

Esta nota, también de la misma fuente, se titulaba “Planean el futuro de Querétaro.”, y ya para entonces la lectura del ciudadano sería a manera de pregunta: – Quienes?

En fin que así nos quedamos, algunas notas más y la misma noticia. Ahora el 10 de Junio ya de 2014, donde el alcalde Loyola una vez más comentaba para los medios que era un asunto que debía quedar listo “en los próximos días, toda vez que faltan detalles mínimos por revisar….”, para este entonces la lectura podría ya ser cualquiera, y más aún con el siguiente remate: “la voluntad sigue manifiesta…”, y claro, además de manifiesta, dicha voluntad la firmaron con bombo y platillo muchos meses atrás.

Total que notas iban y venían siempre con el mismo discurso, “urgente”, “inaplazable”, “indispensable”, “necesario”, y otras como “solo faltan detalles”, “está listo”, sólo confirmaban que estaban de acuerdo pero no tan de acuerdo, en ponerse de acuerdo.

El 7 de Julio de 2014, en una nota titulada “Urgente consolidar el instituto metropolitano”, el alcalde de Corregidora volvía a declarar que el instituto debería de consolidarse en “las siguientes semanas”, en claro contrapunto ya, con “los próximos días” del alcalde de Querétaro tan sólo un mes antes, a lo que en una siguiente nota el 11 de Julio el alcalde de Loyola expresó abiertamente que el retraso con el instituto era culpa, así lo dice, del alcalde Zapata pues “no han terminado de leer los documentos”.  Aquí la lectura es ya más bien como de risa, – es decir, ni los municipios y mucho menos sus alcaldes están de acuerdo en ponerse de acuerdo.

Y bueno, que como ya decíamos al principio de este artículo, el pasado 29 de Octubre hubo una nueva reunión, ya no sabemos cuántas van, y de ahí varias notas periodísticas que tampoco sabemos cuántas sean, en donde con nuevos bombos y nuevos platillos se anuncia que el proyecto del Instituto Metropolitano por fin es un hecho. Dos años exactamente después de la firma de un “acuerdo de voluntad”, nos confirman que sí hay voluntad. Un nuevo Noviembre, dos años después, se anuncia como el mes en el que se presentarán de manera simultánea los proyectos a los diferentes cabildos para su aprobación. La foto de ésta última nota parece una copia de la de hace dos años, las mismas sonrisas, la misma pose, el mismo discurso.

Se entiende que la gestión de las políticas públicas implica tiempo en su diseño e implementación, lo que no queda claro es porque la voluntad expresada y firmada rinde frutos mucho tiempo después del que las propias autoridades anunciaron una y otra vez. Al mismo tiempo, en ese tiempo de acuerdos escenográficos, la ciudad crece, la interacción intermunicipal aumenta, la ciudad se descompone. Mientras, habremos de esperar que ponerse de acuerdo, siga dependiendo de acuerdos y convenios de protocolo, dependemos de nuevas voluntades, nuevos alcaldes, nuevas fotos, nuevas notas, nuevas promesas. No encontramos en estas notas periodísticas, esa señal de urgencia que proclaman, no encontramos en la realidad cotidiana una señal de que la planeación metropolitana pueda ser: “una gran noticia.”

 

 

[i] Ver nota periodística. http://www.eluniversalqueretaro.mx/portada/20-10-2012/preven-pacto-por-desarrollo#sthash.M7AimVim.dpuf

[ii] Ver nota periodística.  http://www.oem.com.mx/diariodequeretaro/notas/n2754799.htm

 

[iii] Ver nota periodística.  http://www.eluniversalqueretaro.mx/metropoli/20-03-2013/instituto-metropolitano-en-mayo#sthash.GeFMMKca.dpuf

[iv] Ver nota periodística.   http://www.eluniversalqueretaro.mx/metropoli/13-04-2013/en-mayo-instituto-metropolitano#sthash.QcUzij98.dpuf

[v]Ver nota periodística.    http://www.eluniversalqueretaro.mx/metropoli/02-05-2013/planean-el-queretaro-del-futuro#sthash.y6HZiDiN.dpuf

Nuevo Código Urbano: Cita ineludible e impostergable

Por MNU y Lic. Gabriel Ballesteros Martínez
La LVI Legislatura tiene un compromiso ineludible e impostergable; no es tan solo llevar al Pleno del Congreso y aprobar la Iniciativa de Nuevo Código Urbano presentada por el Titular del Ejecutivo; es darle cerrojo a un periodo de desmanes urbanos y permitir el advenimiento de una propuesta legislativa moderna y completa garante de un futuro sustentable, que induce el perfeccionamiento de la vida municipal y permite a los ciudadanos participar en el proceso de planeación y control del uso del suelo.
No hay pretexto, ya no cabe el cálculo político ni los intereses particulares; las Señoras y Señores Diputados, tanto titulares como suplentes recién desempacados tienen una cita con la historia moderna de Querétaro y con la obligación de terminar más de 15 años de consultas, foros y deliberaciones: darle por fin a Querétaro la oportunidad de tener la base legal para una visión única y a la vez compartida de su futuro. Es ahora, es ya.
Salvo aquellos que representen a los que quieren que el modelo siga igual, puede esperarse que se de el consenso. Entre otras cuestiones de la mayor relevancia, la Iniciativa permite a los regidores tomar su justa dimensión. Asumir un tamaño normal donde al tiempo que el Artículo 115 se pueda vivir a plenitud y sean capaces de definir el destino del suelo, esto suceda dentro del marco de un sistema de planeación diseñado entre todos y por encima de todos.
Y es que hay que decirlo, la urgencia de esta reforma no es gratis pues durante los últimos años ha llegado hasta el límite del escándalo el ejercicio abusivo e indiscriminado de estas facultades. Para los inversionistas y los desarrolladores, agentes con un valor prioritario, la Iniciativa significa un marco legal cierto, descifrable, con garantías.
Salvo aquellos que quieran seguir especulando con el suelo y que pudieran sentir una amenaza, el Nuevo Código Urbano traerá entre otras bondades la apertura de nuevos mercados: la vivienda vertical, la regeneración de la superficie ya urbanizada de Querétaro y la posibilidad de aprovechar los vacíos urbanos mediante la inserción de ventajas fiscales que incluso incidirán en la estabilización del valor del insumo primordial.
Para nosotros, los de a pie, el Nuevo Código Urbano traerá un nuevo derecho: nuestro Derecho a la Ciudad; que se traduce en nuestra posibilidad efectiva de exigir orden; de tener un mejor transporte, de disfrutar una mayor conectividad; pero sobre todo de contar con una mejor infraestructura, espacios públicos y vivienda de calidad. Todo eso está en juego esta semana.
Hace dos años inicié esta columna con diversos objetivos pero sin duda el principal fue impulsar el proceso de reforma a nuestra legislación urbana. Ahora, si todo sale como se espera, seguirá el momento de recrear los reglamentos municipales y procurar que los Ayuntamientos detallen libremente la manera como en cada uno de sus territorios debe aprovecharse el valioso y casi irrepetible recurso suelo.
Vendrá el momento de construir la Procuraduría del Medio Ambiente y el Desarrollo Urbano, de insertar el Instituto de Planeación dándole una estructura ciudadanizada abierta y democrática.
Vendrá el momento de construir los acuerdos de la vida metropolitana de la Ciudad de Querétaro y la oportunidad para San Juan de Río, Jalpan y Cadereyta para asumirse como el eje del futuro de la Entidad, en armonía con los distintos municipios del centro, la sierra y el semidesierto; sinergía hasta hoy trunca por falta de una planeación integral del desarrollo.
Por tanto, señoras y señores legisladores, la que tienen es una cita con la próxima generación… no la defrauden.

El “fear factor”… (urbanizaciones cerradas)

Por MNU y Lic. Gabriel Ballesteros Martínez

Nuestras ciudades comienzan a mostrar un rostro más duro; una actitud defensiva que está generando una fragmentación todavía más peligrosa que el mismo peligro del que se defiende. Físicamente, estamos construyendo todos los días la urbe de los “unos” y los “otros”, un concierto de exclusividades. Bardas, barrotes y protecciones; garitas, plumas, topes y guardias privados; registros, cámaras y patrullajes particulares cuando hay con qué. Todos estos elementos conforman ahora el nuevo andamiaje de la “sociedad” que compartimos.

No se incomoden, nadie puede tirar la primera piedra, todos le entramos con nuestro granito de arena a construir el “fear factor” o factor miedo como se ha denominado en la industria que comercializa la vivienda. A la voz de sin bardas no hay ventas, en este momento en Querétaro, solo se construyen condominios cerrados, donde cada quien podemos escoger el “cajón” de la ciudad en que querramos meternos.

Italo Calvino, incisivo sociólogo ítalo-cubano, en su obra “Las Ciudades Invisibles” (1972) se refiere al fenómeno que hoy sucede en prácticamente todo México: hemos llegado a la conclusión de que el aislamiento físico es la única forma de conseguir el orden y la seguridad. “Eliminar al otro” resulta ser la receta que practicamos al hacer ciudad… yo me pregunto ¿habrá un modelo más perfecto para perfeccionar una disfunción qué justificarla?…

Y es que no es solo la “inseguridad”, ni tampoco solamente “el miedo”… también es la intolerancia y la falta de voluntad para integrarnos como sociedad lo que lleva a los constructores a desarrollar islas más pobres o más ricas; urbanizaciones cerradas que bajo el calificativo de “conjuntos exclusivos y seguros” vuelven la Ciudad un archipiélago.

No recuerdo que ola de robos impulso el cierre de Álamos Primera Sección, ni tampoco que actos delictuosos específicos llevaron al Municipio de Jesus Rodríguez a permitir el cierre de Prados del Campestre y la del Valle, lo que sí puedo afirmar es que entonces todavía el país no le había “declarado la guerra al crimen organizado”. Éramos la provincia anhelada… hoy, curiosamente lo seguimos siendo solo que además de anhelada ahora, ¡fortificada!

El tema no es si hay delincuencia o no en Querétaro, ese es asunto de otros columnistas; el tema es que –bajo el argumento de la inseguridad—estamos fomentando (autoridades y desarrolladores; compradores y gestores) solo la construcción de “condominios de áreas” para una ciudad de habitantes destinados a “cuidarse” por grupos, según el poder económico y la organización que puedan alcanzar.

En sentido contrario a esta teoría del desarrollo (dominada por el “fear factor”) está la que habla de una sociedad participativa sustentada en la integración espacial. Entre más ojos la ven, más segura es una calle; entre más niños y mamás van al parque, menos propenso es a caer en manos de malandros y criminoides. Entre más relaciones sociales, deportivas y culturales se fomenten con el espacio público y el equipamiento como cómplice, resulta más fácil cuidarnos.

La sociedad del “ustedes y el nosotros” de “los de allá y los de acá” nos pone exactamente como los malos quieren: separados para ir de uno por uno. No sé si hay más delitos en los condominios o en los fraccionamientos, esa estadística habría que pedírsela a mi querido maestro Arsenio Durán, lo que si se es que nuestra legislación urbana ahora en revisión, tiene un gran nicho de oportunidad para acotar la forma preferida que le estamos dando al “archipiélago” pues todavía estamos a tiempo de frenar la ciudad –que como estantería– estamos orgullosamente construyendo.

Gracias a nuestros fans de la página de Facebook “Hacer Ciudad”, ya somos 275 quienes mes a mes compartimos esta ocurrencia extraordinaria que es participar. Los invito a mandar sus mensajes a hacerciudad1@gmail.com y a ver nuestro programa de radio/tv en www.radiociudadypoder.com donde mi amigo Luis Gabriel Osejo nos ha regalado un espacio para conversar estos temas urbanos, los miércoles a las 6 pm.

Agenda Urbana 2011

2010 pasará a la historia reciente de Querétaro como el año en que el Gobierno del Estado demostró cómo se puede hacer obra pública bien, rápido y a costos razonables. Obra pública hecha por queretanos, bien planeada en lo financiero, ejecutada con precisión y sin causar más molestias a la población que las indispensables. Conectividad ha sido la idea central: el Distribuidor Bicentenario,  el Paseo de la República y el puente Josefa Ortiz de Domínguez son los tempranos iconos de la nueva dimensión de la zona metropolitana;  reflejan inobjetablemente,   una evolución absoluta en la gestión administrativa y en la toma de decisiones sobre el desarrollo urbano.
A otra escala, una mucho menos pública y más para enterados,  será también el año que marque el sexto intento fallido por modernizar el Código Urbano que nos rige desde 1992. Un fracaso — hasta el momento– que no tiene paternidad reconocida y que sería injusto endosarle exclusivamente al Secretario Chufani o al Diputado Juan José Jiménez. Presidentes municipales y  regidores;  colegios y cámaras; consejos de concertación y  academia;  los grandes desarrolladores y los ciudadanos que participamos profesionalmente,  tenemos una asignatura pendiente en  2011. La gran disyuntiva sigue ahí: reforma integral o reglamentación del Código actual con breves reformas en su texto.
Este año que se acaba, también pudiera ser recordado como el año en que el comercio en la vía pública volvió a convertirse en un factor de riesgo para la gobernabilidad del Municipio de Querétaro. Este columnista considera que si el año próximo no se toman medidas más severas respecto de la ubicación, gestión y manejo de los casi  60 tianguis que tenemos en la macha urbana y los más de nueve mil comerciantes que ejercen esta actividad económica, podrían reaparecer síntomas de un desequilibrio en este sector.
Así como la obra pública ha sido una fortaleza, las acciones para conformar una verdadera planeación participativa y construir una cultura de la urbanidad,  son la  gran área de oportunidad. Quien quita y los reyes nos traigan un Instituto de Planeación Territorial  o una Procuraduría Urbana, pero si no es el caso, tenemos muchas reglas que revisar a nivel municipal y algunas nuevas que diseñar para controlar el aprovechamiento del recurso suelo  y frenar  tanto la especulación como las decisiones arbitrarias de los ayuntamientos. Es impostergable el debate que lleve al  rediseño de los procedimientos que se usan para medir el impacto ambiental en relación al impacto social; las escenas como la de Peña Colorada y las misteriosas circunstancias que rodean Ciudad Maderas deben erradicarse con transparencia. Los secretarios y directores de los tres municipios conurbados tienen que darse tiempo para crear iniciativas y no solo atender el día a día. Es tiempo de pensar y actuar  en metropolitano.
De la misma manera,  la  agenda particular de estos funcionarios debe incluir la revisión de la figura de las asociaciones de colonos,  de tal manera que se induzca a la planeación participativa en lugar de  colisionar con estas organizaciones cada cambio o ampliación de  giro o cuando un nuevo uso de suelo se percibe nocivo.  
Si la reforma al Código se sigue postergando, los Ayuntamientos no tienen excusa para reglamentarlo y los temas abundan: hay que revisar y definir los criterios sobre plumas de control de acceso en fraccionamientos, garitas para seguridad privada que se instalan sobre camellones y suelos donados; es pertinente también revisar los criterios para aprobar o negar la  concesión en comodato de parques y jardines a las organizaciones vecinales. Urge replantear el método de la entrega recepción de fraccionamientos. Si queda tiempo, 2011 puede ser el año en que inicie efectivamente la reubicación del la Central de Abastos, tema que se ha dejado de lado en tres administraciones municipales y por qué no, soñar que se puede por fin desarrollar el tercer carril bajo los Arcos.
La  agenda urbana  2011 de los señores Diputados,  también es rica en oportunidades. Las iniciativas en materia de transporte del Diputado Aguilar deben ser consumadas, pues aun y su desencuentro permanente hasta con su fracción, las ideas son dignas de análisis,  aunque sea para desecharlas y con ello producir un nuevo debate,  pues el tema no está siendo abordando con la profundidad que se necesita. Ni estas propuestas,  ni renovación de unidades anunciada por el  Secretario de Gobierno García Quiroz,  atienden la esencia del conflicto. Mientras que cada taxibus y camión sean el negocio particular de alguien y la base de la jornada de trabajo sea el número de vueltas que da sobre su ruta la unidad, no podremos iniciar el replanteamiento que han logrado en el D.F., León, Bogotá o Curitiba. Si se puede,  solo hay que perderle el miedo a aquellos que defienden su status quo, por encima del interés de todos los queretanos. En los próximos meses veremos si hay un operador político que de la talla o si  como los que estuvieron antes, se decide dejar este gran tema para alguien más valeroso o más suicida,  pensarán algunos.  
En otro tema  no menos importante, la próxima puesta en funcionamiento del Acueducto II  debe impulsar, a su vez,  nuevas inversiones en materia de reciclaje y saneamiento de agua, pues la llegada de todo ese caudal,  no puede ni debe relajar  a la CEA sobre el tema de la recuperación del acuífero bajo la Ciudad Capital. Venga pues el 2011…
P.D.: Queridos Melchor, Gaspar y Baltazar, les pedimos concordia para que el Acueducto II deje a todos satisfechos y ya no nos cueste más dinero. Les pedimos turistas y ejecutivos para que el Centro de Convenciones efectivamente valga la pena.  Contratistas aplicados para que ni el Distribuidor Constituyentes de 1917 ni  el Querétaro Capital disloquen la Ciudad. Y por último, generosidad entre nuestra clase gobernante para que aun con los  rejuegos partidistas permitan que los presupuestos se unan a favor de la población en obras útiles.  Ahí les dejo unas galletas y pastura a sus celebres vehículos.