Energía hidroeléctrica, la renovable y más rentable

El director general de Nyssen Consultores, Alejandro Nyssen, se pronunció por impulsar las energías limpias, en particular las hidroeléctricas al considerar que tienen una producción continua asegurada las 24 horas, a diferencia de las eólicas o las fotovoltaicas. Leer más

Metrocable Medellín: Estudio de Caso

La población de Medellín, Colombia, se triplicó entre 1951 y 1973, impulsada por la industria manufacturera de la ciudad, principalmente textil. La rápida inmigración condujo al desarrollo de asentamientos informales en las empinadas colinas de la ciudad.

Leer más

Recolectar y eliminar residuos de manera eficiente

La gestión eficaz de los residuos es esencial para lograr ciudades saludables y competitivas, sin embargo, muchos municipios tienen problemas para mantener las ciudades limpias debido a que el costo de la gestión de residuos sólidos en ciudades de tamaño mediano puede suponer un 50 por ciento del presupuesto total del municipio.

 

La gestión de los residuos tiene importantes implicaciones de salud pública, ya que es uno de los dos principales portadores y propagadores de enfermedades infecciosas (el otro portador es el agua). Los residuos que se incineran o se eliminan en sitios no controlados pueden contaminar el aire, la tierra y el agua. Una gestión ineficaz de residuos sólidos genera una mala impresión en inversionistas y turistas, lo que repercute en la pérdida de reputación y oportunidades de inversión.

 

Reducir, reutilizar, reciclar y recuperar

“Reducir, reutilizar, reciclar y recuperar” son la piedra angular de la mayoría de las estrategias de minimización de residuos. 

 

  • ↘️ Reducir

Consiste en evitar el consumo de productos que realmente no son necesarios y que además llevan consigo elementos que en muy poco tiempo van a convertirse en basura, como por ejemplo productos con un exceso de embalaje. No solo se puede reducir en términos de consumo de bienes, también en energía optimizando, por ejemplo, el uso de las lavadoras o luces encendidas.

  • ↪️ Reutilizar

Implica dar un segundo uso a aquellos productos que ya no son útiles para la tarea que por la cual se adquirieron o bien repararlos para que puedan seguir cumpliendo con su función. Muchas de los objetos que son desechados podrían volver a usarse como por ejemplo, el papel de regalo.

  • 🔃 Reciclar

Significa hacer una selección de los residuos generados para ser tratados en plantas especializadas creando productos para otros usos. De esta manera, se evita el uso descontrolado de recursos naturales, se ahorra energía y se reducen el volumen de residuos.

  • ➡️ Recuperar

Se relaciona con los procesos industriales y consiste en recuperar materiales o elementos que sirvan como materia prima. Por ejemplo, los plásticos se pueden recuperar mediante el proceso de pirólisis (por calentamiento) o los materiales utilizados en la fabricación de latas.

 

Integrar la gestión de los residuos y el ordenamiento del espacio

10 Criterios para una ubicación de vertederos

  1. Ubicarse en las afueras de áreas densamente pobladas
  2. A una distancia aproximada de 10 km de una zona urbana
  3. Situado entre 0,2 y 10 kilómetros de una vía principal
  4. Estar situado a más de 1 km de las superficies de agua cercanas
  5. Evitar áreas vulnerables de aguas subterráneas
  6. No ubicarlo a menos de 500 metros de una vía férrea
  7. Evitar áreas de valor ecológico
  8. No ubicarlo en un radio de 500 metros de los lugares de importancia histórica
  9. Evitar ocupar tierra fértil agrícola
  10. Ser aceptable para el público

 

Utilizar el sector informal para la recolección de residuos

El empleo de recicladores informales crea puestos de trabajo, ahorra dinero y protege el medio ambiente. La recolección de residuos se puede mejorar involucrando a los residentes locales, lo cual también reduce peligros para la salud y evita la contaminación del suelo y el agua.

 

En 2007, se estima que seis millones de personas en China, alrededor de un millón en la India y medio millón en Brasil, estaban involucrados en la recolección de residuos.

 

➥ Curitiba, Brasil cuenta con un programa de intercambio verde en el cual habitantes de barrios marginales pueden intercambiar bolsas de plástico o basura reciclable por tickets para el autobús, comida, material de colegio, juguetes, entradas para actividades de ocio. Gracias a esta medida en Curitiba se recicla el 70% de la basura.

➥ En el municipio de Belo Horizonte en Brasil, alrededor de 380 recicladores han formado el grupo ASMARE, que recicla 500 toneladas de material en un mes. En São Paulo, también en Brasil, COOPAMARE reúne a 80 miembros y alrededor de 200 recicladores independientes que ganan alrededor de USD 300 al mes – el doble del salario mínimo – mediante la recolección y venta de alrededor de 100 toneladas de materiales reciclables al mes.

➥ En Perú, la organización sin ánimo de lucro Ciudad Saludable (Healthy City) reúne a más de 6,500 recicladores que recogen aproximadamente 292,637 toneladas de material reciclable al año, con un valor de mercado de USD 18.5 millones.

 

Más de 200 ciudades han aumentado sus tasas de reciclaje del 40 al 80 por ciento mediante la integración de recicladores, lo que supone un impacto directo en nueve millones de personas y el ahorro de dos millones de árboles por año. Además, los ingresos mensuales de los recicladores se han duplicado, alcanzando entre USD 180 y USD 260 por mes.

 

(Fuente: ONU Habitat)

De la autopista al espacio público

Cheonggyecheon es un río que recorre el centro de Seúl, en Corea del Sur, sobre el cual se construyó una autopista como ejemplo de la modernización del país. Sin embargo, la congestionada autopista llegó a ser vista como la causa de la mala calidad del aire y la degradación ambiental, pero una oportuna intervención y renovación urbana trajo consigo beneficios económicos, sociales y ambientales para la ciudad y sus habitantes.

 

Cheonggyecheon es un río que recorre 5,8 kilómetros del centro de Seúl, en Corea del Sur. En la década de 1950, un importante flujo de inmigrantes dio lugar a la invasión de asentamientos informales a lo largo de las riberas del río. Utilizado como alcantarilla, el río pasó a estar gravemente contaminado y ser propenso a las inundaciones. En 1958, el río fue cubierto con hormigón y, a principios de 1970, se construyó sobre él una autopista de 16 metros de ancho.

Todas las viviendas informales que había a lo largo de Cheonggyecheon fueron demolidas. En aquel momento, esta intervención fue considerada como un ejemplo de la exitosa industrialización y modernización de Corea del Sur. Sin embargo, a fines de 1980 la congestionada autopista llegó a ser vista como la causa de la mala calidad del aire y la degradación ambiental. Además, Cheonggyecheon actuaba como línea divisoria entre la dinámica zona al sur de la autopista y la zona norte, atrasada y menos competitiva.

En el año 2003, el gobierno metropolitano, liderado por Lee Myung-Bak, alcalde de Seúl en aquel momento y luego presidente de Corea del Sur, decidió suprimir la autopista y restaurar el río. El proyecto de renovación urbana de Cheonggyecheon fue contemplado como una oportunidad para mejorar el medio ambiente, la movilidad, el espacio público y el desarrollo económico al mismo tiempo.

La solución

Las autoridades estimaban que eliminando la fuente de congestión, contaminación y tensión ambiental en el corazón de Seúl, y creando en su lugar un espacio para la actividad económica con un centro de negocios, finanzas y otras industrias de servicios, se cambiaría la tendencia de desvalorización del suelo en el Distrito Central de Negocios.

Limpiar el curso de agua requería la construcción de estaciones de bombeo para llevar agua desde el río Han, ya que el curso del Río Cheonggyecheon estaba casi seco. Para hacer frente a la falta de espacio público, el proyecto creó un parque lineal que abarca alrededor de 400 hectáreas, casi tres veces el tamaño del Hyde Park de Londres, Inglaterra.

Fueron construidas redes de vías peatonales para conectar ambas orillas del río con las instalaciones culturales cercanas. Los puentes históricos Gwanggyo y Supyogyo fueron restaurados y las actividades culturales tradicionales, como el Festival de los Faroles se han revitalizado. El proyecto se inició en julio de 2003 y se terminó en octubre de 2005 con un costo de USD 367 millones. Hoy en día se estima que reporta beneficios sociales por valor de USD 3,500 millones de dólares.

Para implementar el proyecto, el Gobierno Metropolitano de Seúl estableció varias organizaciones con misiones claras y responsabilidades definidas. Estas incluyeron, entre otras, el centro de control del Proyecto de Restauración Cheonggyecheon para la gerencia y coordinación general del proyecto; el Grupo de Investigación para la Restauración de Cheonggyecheon para la preparación del plan de renovación urbana; y el Comité Ciudadano del Proyecto de Restauración de Cheonggyecheon para la resolución de conflictos entre el Gobierno Metropolitano de Seúl y las asociaciones empresariales locales, el cual intervino en cuestiones de desplazamiento de las empresas de pequeña escala.

 

Para hacer frente a los problemas de tráfico durante la construcción, el centro de control del Proyecto de Restauración Cheonggyecheon estableció medidas especiales de flujo de tráfico en las zonas afectadas y coordinó cambios en el sistema de tráfico basados en las recomendaciones de la oficina encargada de la renovación urbana.

 

Los resultados

Hoy en día, Cheonggyecheon es un espacio de recreación popular entre residentes y turistas. En los tres años siguientes a la finalización del proyecto, este fue visitado por 70 millones de personas. El número de empresas y oportunidades de empleo en la zona del corredor Cheonggyecheon se ha incrementado y los valores inmobiliarios han aumentado el doble que las tasas de otros lugares de la ciudad.

La movilidad alrededor de Seúl ha mejorado con cerca de 170,000 viajes menos en automóvil cada día, el aumento del 4,3% y 1,4% en usuarios de metro y autobús respectivamente, y la creación de itinerarios peatonales. A pesar de los temores iniciales relacionados con la interrupción del tráfico, la velocidad vehicular general en el centro de Seúl medida en 2008 muestra mejoras con respecto al año 2002, el año anterior a la demolición de la autopista.

La calidad del aire ha mejorado como se muestra en la reducción de partículas pequeñas en el aire de 74 a 48 microgramos por metro cúbico. Las temperaturas en la zona han disminuido hasta en 5C debido a la disminución del tráfico, la proximidad de agua fría, y el aumento del 50% en las velocidades medias del viento después de la supresión de la autopista. Esto ayuda a minimizar el consumo de energía.

 

El río contribuye a mejorar la resiliencia de Seúl debido a que el cauce abierto está mejor preparado para hacer frente a la inundación de los sistemas de alcantarillas. La mejora de las condiciones ambientales se ha traducido en un aumento significativo en el número total de especies, incluyendo vegetación, peces y aves, desde menos de 100 a casi 800.

 

Cheonggyecheon es un catalizador de la revitalización del centro de Seúl, que se ha beneficiado de la eliminación de la brecha divisoria entre las zonas sur y norte del río. El elogiado espacio público se ha convertido en destino para actividades recreativas y culturales, y la mejora de la zona ha creado un lugar propicio para las actividades económicas.

 

(Fuente: ONU Habitat)

El parque eólico más grande de Latinoamérica se encuentra en México

El Parque Eólico Reynosa será el complejo más grande de México y uno de los de mayor capacidad en América Latina, con una inversión de 600 mdd.

 

El Parque Eólico Reynosa construido por la empresa Zuma, será el complejo más grande del país y uno de los de mayor capacidad en América Latina, y fue resultado de la segunda Subasta Eléctrica de Largo Plazo.

Pedro Joaquín Coldwell, titular de la Secretaría de Energía, indicó que los más de 120 aerogeneradores que tendrá este proyecto, sumarán un potencial de generación de 420 megawatts, suficiente para abastecer el consumo eléctrico de un millón cien mil hogares mexicanos.

Detalló que el parque requirió una inversión de 600 millones de dólares y será el primero en asegurar su financiamiento a través de la Banca de Desarrollo nacional y comercial, para llevar a cabo desde las obras de ingeniería, hasta su enlace al Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

En este sentido, el funcionario dijo que con sólo tres subastas concluidas y con una inversión de 8 mil 600 millones de dólares, se adicionarán cerca de siete mil megawatts de capacidad renovable a 2020, equivalente al 10 por ciento de todo el SEN.

 

“Más de la mitad de las entidades de la República se beneficiarán con la instalación de 65 nuevas centrales, de las cuales el 30 por ciento serán eólicas y entregarán energía al suministrador a precios altamente competitivos”, afirmó.

 

En un comunicado, expuso que a principios de noviembre finalizará la cuarta subasta eléctrica, que buscará comprar potencia, energía verde y certificados de energía limpia.

 

“La Reforma Energética ha posicionado a México entre los diez principales destinos a nivel global con mejor regulación para invertir en proyectos limpios”, aseveró.

 

Éste, dijo, es uno de los mayores legados en materia ambiental que el actual gobierno dejará al país y, además, una formidable aportación a la transición energética y a los esfuerzos mundiales de lucha contra el cambio climático.

A su vez, el director de la empresa Zuma Energía, Adrián Katzew, aseguró que el éxito de este proyecto se debe al trabajo del equipo que dirige, el profesionalismo y calidad de los contratistas, así como la estrecha colaboración con las distintas instancias nacionales, estatales y municipales.

 

(Fuente: Alto Nivel)

Los Cabos podría tener energía geotérmica

En Baja California Sur, hasta 40% de la energía podría ser producida por recursos renovables, de acuerdo con la última evaluación de la Comisión Reguladora de Energía.

 

En Baja California Sur, hasta 40% de la energía podría ser producida por recursos renovables, de acuerdo con la última evaluación de la Comisión Reguladora de Energía. Sin embargo, sólo se toman en cuenta las fuentes solar y eólica, no así la geotérmica y las mareas, pero este potencial no utilizado podría ser capaz de abastecer de energía incluso a la zona turística de los Cabos.

En contraste, la realidad muestra que la región tiene una gran huella de carbono, pues tienen generadores de diésel y sólo algunos tienen paneles solares, es decir, obtienen energía como pueden.

Esta información sobre el posible aprovechamiento fue reforzada por Rosa María Prol, investigadora del Departamento de Recursos Naturales del Instituto de Geofísica de la UNAM, quien confirmó que el potencial geotérmico es de mucho más de 500 mega watts y existen puntos que pueden ser explotados en prácticamente toda la península, contrario a lo que se pensaba, pues las áreas donde hay salidas de fluidos hidrotermales en zonas de dispersión oceánica están más al sur, en la cresta oceánica del Pacífico oriental.

Es un hallazgo importante porque en Los Cabos no hay una frontera activa de placas tectónicas, por lo que se considera una corteza continental sin actividad geotérmica, pero al parecer ahí existe un área con fracturas muy profundas que permiten la circulación del agua de mar a profundidades que alcanzan temperaturas muy altas.

“Nosotros hemos estado trabajando en la península de Baja California por más de 10 años para hacer la evaluación del potencial geotérmico, desde Mexicali, Tijuana, Ensenada hasta Los Cabos, La Paz”, ella y su equipo estuvieron por primera vez en la zona entre el 2004 y el 2006; todo empezó por un proyecto Sener-Conacyt de sustentabilidad que tenía como objetivo evaluar los recursos geotérmicos de Baja California Sur, porque este estado no está conectado con la red eléctrica de todo el país.

Ahí, “nos enteramos que había pozos con más de 90 grados; cuando fuimos a obtener muestras calculamos que la temperatura del yacimiento era cercana a los 200 grados, lo que sugirió que se podría producir mucha energía”, de ahí comenzó una larga investigación.

Se trataba de chimeneas marinas o salidas importantes de fluidos, la mayor parte dióxido de carbono, que al mezclarse con el agua de mar se acidifica. Pero el hallazgo en ese momento no causó el impacto esperado. A pesar de que la investigadora y su equipo veían gran relevancia en este recurso, no se obtuvo apoyo para iniciar el proyecto de buscar en la parte continental el yacimiento.

Casi 10 años después de investigación y trabajo, les fueron concedidas dos semanas en el buque Puma para hacer la búsqueda en el mar. “La intención era medir la temperatura del fondo marino y después de varias gestiones conseguimos que fuera a 100 metros”. Al cubrir un área mayor, detectaron en el ecosonda y el perfilador (TOPAS) del buque las chimeneas marinas.

Los resultados empiezan a fluir y, con la exploración a mayor profundidad, los investigadores esperan encontrar temperaturas que podrían hacer funcionar turbinas. “Con las mediciones de flujo de calor determinaríamos cuál sería el incremento real de temperatura con la profundidad y la ubicación del yacimiento, lo que posibilitaría hacer un pozo direccional hacia el mar y de ahí obtener energía para Los Cabos”.

En un futuro cercano, se planea entregar los resultados finales a las autoridades para que sepan que existe este recurso y los beneficios de explotarlo. “Esta fuente marina de energía (además) tendrá recarga de manera permanente, lo que no sucede siempre en el continente, sobre todo en zonas desérticas”, esto lo hace un proyecto aún más valioso.

 

Crear espacios públicos en huecos urbanos

Los espacios públicos son fundamentales en el equilibro social. En ellos las personas se encuentran como iguales -así la apropiación de la ciudad es colectiva- y se revitaliza la actividad económica en su alrededor. Para ofrecer más espacios verdes y de esparcimiento hay que reaprovechar el suelo que ahora está subutilizado. Una propuesta es rehabilitar los inmuebles y espacios que se utilizaban para la actividad industrial y convertirlos en espacios públicos.

En una ciudad como la CDMX que tiene alrededor de 8,800,000 habitantes según el último censo de población del INEGI y donde cada uno tiene entre tres y cuatro metros cuadrados para su esparcimiento, el reciclaje de suelo es necesario.

El DF ha cambiado sustancialmente en las dos últimas décadas: de ser una entidad que vivía de la industria pasó a ser una ciudad que depende de los servicios. Con este cambio en la economía, los dueños de las fábricas y naves industriales se desplazaron a la periferia y dejaron grandes laboratorios, bodegas y vías de tren de carga en desuso. Ahora hay que recuperar esos espacios.

Para encontrar formas creativas de generar espacios naturales, paisajes urbanos o camellones con vegetación y jardineras, la capital mexicana debe voltear a ver a casos de éxito como el de Bogotá -urbe modelo para América Latina en este sentido-, que desde 1992 ha recuperado espacios que permanecían en el abandono. También Medellín que invirtió en la remodelación de los huecos urbanos para la dignificación y el rescate de las zonas excluidas en las que éstos se hallaban.

En Nueva York, un tramo de las vías de tren elevadas –el Highline– estaba abandonado y a punto de ser derruido. Las autoridades ya habían aprobado su demolición, hasta que una iniciativa ciudadana promovió que esta insignia industrial en desuso fuera convertida en un parque lineal que la gente pudiera disfrutar. El proyecto sumó adeptos, se concretó y ya es una atractivo de la ciudad. No sólo se busca resolver la movilidad de la región sino integrar a la gente que ahí vive para contribuir al uso equitativo de los espacios públicos en la ciudad.

Vehículos de la Megalópolis no será considerados foráneos

Los vehículos de la Megalópolis deberán tener la verificación vigente de su entidad para circular bajo las mismas reglas que un auto de la CDMX

A partir del 1 de enero de 2018, los vehículos con placas de la megalópolis (Estado de México, Hidalgo, Morelos, Querétaro, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato y Michoacán) deberán portar el holograma vigente otorgado a través del Programa de Verificación de su entidad, para no ser considerados vehículos foráneos en la aplicación del programa “Hoy No Circula”.

Los vehículos de la megalópolis que presenten su verificación vehicular vigente, podrán circular bajo las restricciones normales de cualquier vehículo con placas de la CDMX.

Otorgan prórroga en CDMX

La Secretaría de Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México otorgó una prórroga de un periodo para verificar los vehículos que circulan en la capital del país, debido a que los 55 nuevos verificentros autorizados que entrarán en operación en 2018, estarán equipados hasta el primer semestre del próximo año.

De acuerdo con la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, las autoridades capitalinas reconocerán la vigencia de las Constancias de Verificación Vehicular tipo 0, 1 y 2 otorgadas durante el Programa de Verificación Vehicular Obligatoria del Segundo Semestre de 2017, “por única ocasión, para el Primer Semestre de 2018”.

La medida, exclusiva para autos con placas de la capital del país, entrará en vigor el 1 de enero y concluirá el 30 de junio del 2018.

Según los criterios aplicados por el Gobierno de la Ciudad de México, “los equipos de los 55 Centros de Verificación Vehicular autorizados el 12 de mayo de 2017 serán instalados en el primer semestre de 2018, mejorando y ampliando la infraestructura de equipos de verificación vehicular de acuerdo con los avances científicos y tecnológicos, así como la excelencia en el servicio, el análisis integral de contaminantes, y la nueva regulación y normatividad vigente”.

La prórroga también aplicará para las calcomanías 00 con vencimiento durante el primer semestre de 2018, cuyos propietarios podrán verificar en el segundo semestre.

Tanya Müller García, titular de la Sedema y quien firma el decreto, indicó que los propietarios de vehículos que no cuenten con las constancias de verificación deberán ingresar a la página: http://verificentros.sedema.cdmx.gob.mx para obtenerla y ahí les indicará a las restricciones a las que deberá sujetarse de acuerdo con el programa Hoy No Circula o en caso de contingencia ambiental.

Las personas que no hayan realizado la verificación durante el segundo semestre de 2017, deberá pagar la multa correspondiente, de 20 unidades de medida, y después ingresar al portal con los datos que ahí le requieren para obtener la constancia provisional y poder mostrarla a las autoridades para evitar sanciones administrativas.

Los criterios son obligatorios para todos los vehículos automotores matriculados y/o que circulen en el territorio de la Ciudad de México, y los que porten placas metropolitanas, con excepción de los tractores agrícolas.

También están excluidos la maquinaria dedicada a las industrias de la construcción y minera, las motocicletas, los vehículos eléctricos, los vehículos híbridos con motores de propulsión a gasolina y eléctrico, los vehículos con matrícula de auto antiguo y/o clásico, automotores con matrícula de demostración y/o traslado y aquellos cuya tecnología impida la aplicación de la Norma Oficial Mexicana correspondiente, mismos que podrán circular todos los días.

(Fuente: AM queretaro)

8 DE NOVIEMBRE DÍA MUNDIAL DEL URBANISMO

Con 68 años de existencia, este 8 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Urbanismo, fecha que busca concientizar sobre la importancia de la planificación urbana, así como de la responsabilidad que tenemos ciudadanos y autoridades para construir ciudades amigables con el medio ambiente.

Ideado en 1934 por el urbanista argentino Carlos María della Paolera y oficialmente adaptada por varios países del orbe en 1949, hoy en día el Día Mundial del Urbanismo se conmemora en 30 países de 4 continentes.

Se trata de una fecha que busca la reflexión en pro de acciones que impulsen la planificación de las ciudades desde una perspectiva que permita a sus habitantes vivir con calidad al tiempo que busca equilibrar la relación ciudad/campo.

Y es que el ritmo tan acelerado que la urbanización alcanzó en el siglo XX ha hecho imperativo que los ciudadanos y autoridades del siglo XXI empujemos una nueva forma de desarrollar las ciudades en que vivimos pues son ellas el hábitat principal de los habitantes del tercer planeta del Sistema Solar.

El camino para el urbanismo sustentable

En octubre de 2016, luego de que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) realizará su conferencia Hábitat III, quedaron sentadas las bases para construir las ciudades del futuro, esas que ven por el equilibrio entre lo rural y lo urbano, esas que buscan un balance integral en el crecimiento y desarrollo de las ciudades.

La Nueva Agenda Urbana (NAU) toma como personaje principal al habitante urbano, de él y para él deben de venir todas las acciones que permitan que hoy y mañana las ciudades sean espacios inclusivos, sustentables.

Las ciudades del presente y del futuro deben ser espacios que privilegien la equidad, se trata de construir ciudades seguras, accesibles, resilientes de cara a lo que viene, tomando en cuenta los daños que los procesos de urbanización e industrialización del siglo pasado han causado al planeta entero.

La realidad del siglo XXI es la realidad del cambio climático, no hay más, así que la nueva forma en que los seres humanos desarrollen sus hábitats debe tomar en cuenta al medio ambiente, el urbanismo debe hacerse buscando no violentar al planeta, todo lo contrario, debe procurar que cada acción cuide y preserve a la naturaleza.

El uso de ecotecnologías en los inmuebles de las grandes ciudades, en el mobiliario urbano, el transporte alternativo, lanzar iniciativas que permitan una mejor accesibilidad y una mejor movilidad en las grandes urbes son parte de las prerrogativas de la NAU que hace hincapié en la necesidad de tener una perspectiva global al planear las ciudades del mundo.

Las ecotecnologías en la vivienda se tienen que volver parte del estilo de vida de todos los que habitamos en las ciudades pues la idea de que son las fábricas y los autos los que generan la gran cantidad de la contaminación ambiental es algo bastante errado. Los edificios departamentales, las casas, las oficinas consumen una gran cantidad de energía, los residuos que generamos los citadinos son enormes y por ello debemos de incorporar a las ecotecnologías en nuestro día a día.

Utilizar focos ahorradores de energía es algo indispensable tanto en casa como en la oficina, purificadores de aguaaislantes térmicos en ventanas, regaderas y excusados ahorradores de agua, utilizar electrodomésticos de bajo consumo además de separar correctamente la basura e incorporar la regla de las tres R (reusar, reciclar, reducir) son pequeñas grandes contribuciones que los citadinos de “a pie” tenemos que hacer por el bien de nuestras ciudades y por tanto, por nuestro propio bienestar.

El Día Mundial del Urbanismo debe ser un momento de reflexión, reúnete con tu familia, con tus vecinos y juntos busquen formas de mejorar su entorno más próximo.

(US)

¿Inseguridad creciente? / Agenda urbana

Cuantos estados del país están teniendo un crecimiento desmedido el cual genera problemáticas sociales, este es el caso de Aguascalientes… ¿Y de cuantos más?

Si bien es cierto que en México hay desde hace años un serio problema de precisión sobre las cifras de la inseguridad, parece que en los últimos meses en Aguascalientes ha aumentado o por lo menos esa es la percepción que circula. Constantemente se habla de robos, asaltos, cristalazos y hasta tiroteos en distintas partes de la ciudad. Nuestras autoridades no han sabido resolver ni explicar lo que realmente está pasando, y se limitan a repartir culpas y evadir responsabilidades, especialmente la alcaldesa de Aguascalientes que ha tenido la ocurrencia ahora de pretender culpar a los “paracaidistas” de la inseguridad que se vive.

En lugar de evadir el tema, se debería reconocer que más allá de la violencia e inseguridad generada por la delincuencia, organizada o no, en las ciudades suelen haber causas de fondo de las que poco se habla como la segregación económica, social y espacial entre la población, y que como resultado produce ciudades excluyentes y divididas. Es decir, la inseguridad también se asocia a un modelo de ciudad en el cual la inversión pública y las oportunidades se distribuyen de manera inequitativa, acentuando las disparidades entre la población y fomentando el aislamiento social en distintas modalidades. Estas dinámicas tienden a fragmentar las ciudades y a crear ambientes proclives a la violencia y la delincuencia.

Aguascalientes no está exenta de ese fenómeno que afecta sobre todo a la población de menores recursos. Este modelo se caracteriza por concentrar las oportunidades comerciales, laborales, recreativas, educativas y de servicios en lugares céntricos o en áreas más accesibles para la población de mayores ingresos; mientras las opciones de vivienda para los estratos socio-económicos más bajos tienden a ser relegadas a la periferia o concentradas en áreas poco accesibles y desatendidas. Esta última situación predomina principalmente en el oriente de la ciudad, en donde habitan casi dos terceras partes de la población de la capital; ahí, los servicios son deficientes, el transporte público inaccesible, la oferta de empleos insuficiente, la actividad comercial reducida, y el espacio público de mala calidad. En otras palabras, las oportunidades son para pocos.

Así pues, un debate serio acerca de la seguridad en Aguascalientes debería también cuestionar esta lógica territorial, y enfocarse en fortalecer y favorecer aquellas partes de la ciudad históricamente relegadas. Se trata de impulsar un nuevo modelo urbano que permita crear sinergias y un mayor equilibrio de las oportunidades en la ciudad, y con ello minimizar la exclusión. La planificación urbana puede ser un mecanismo eficaz para avanzar hacia este objetivo. Por ejemplo, en zonas de mayor inseguridad y rezago, se pueden promover proyectos urbanos que diversifiquen y mejoren la oferta de servicios, espacios públicos y actividades comerciales para así devolver a la gente a las calles y fomentar la vida al exterior de día y noche. Igualmente, a través de la planificación urbana, se deberían integrar y conectar colonias y barrios de diversos niveles socio-económicos mediante una distribución más equitativa de la inversión en infraestructura peatonal y ciclista, y, por supuesto, en transporte público. En otras palabras, se trata de promover la integración territorial, es decir, crear redes, vínculos y relaciones que trasciendan colonias individuales, y con ello romper las barreras que actualmente limitan a la ciudad.

Se podría dar prioridad a proyectos de menor escala y bajo costo, pero de alto impacto y valor agregado, y que sean viables; por ejemplo, proyectos de infraestructura ciclista, parques y espacios recreativos de calidad o estrategias que promuevan la actividad comercial. Los proyectos de pequeña escala además tienen menos probabilidades de desplazar a la población y usualmente generan menos oposición ciudadana. Estas inversiones deberían tener una presencia visible del Estado y una sólida legitimidad, pues precisamente la ausencia de ésta en la planificación y dotación de servicios e infraestructura en distintas partes de la ciudad genera división y exclusión.

Por último, la sostenibilidad de una estrategia de este tipo implica delegar a los ciudadanos una mayor responsabilidad en la gestión, evaluación y toma de decisiones sobre las condiciones urbanas de su comunidad. Los programas enfocados en el cuidado y la gestión de los espacios públicos u otras infraestructuras, por ejemplo, pueden contribuir a mantener conexiones sólidas dentro de la propia comunidad y con las autoridades. En conclusión, si se pretende crear un ambiente seguro y de paz en Aguascalientes, nuestras autoridades deberían ver más allá de estrategias policíacas y militares, y pensar en las causas de fondo como la segregación y la exclusión.

(La Jornada)