Entradas

Helsisnki planea que en 10 años, sus habitantes no necesiten carros

El ambicioso plan de la ciudad contempla un programa tan eficiente de la red de transporte público que tener un auto sea simplemente innecesario.

Helsinki planea que en 10 años sus ciudadanos no necesiten autos

Helsinki tiene un plan para mover a su ciudadanía sin que cada persona necesite tener un auto para viajar cómodamente. Este plan incluye una red de movilidad “on demand”, para 2025, la gente podrá comprar la ruta que desee tomar en tiempo real desde sus smartphones. El objetivo es que sea tan bueno, cómodo y barato que tener un coche sea inútil.

 

Una de las comodidades de tener un auto propio es que puedes cargar más cosas contigo que llevar en transporte público se hace más difícil y estorboso, pero el sistema de transporte público que propone la ciudad de Helsinki va mucho más allá, integra sistemas de la propia red de transporte público, bicicletas compartidas, coches sin conductor, ferris, taxis, etcétera.

 

Este plan va dirigido a una sociedad que está cada vez más comprometida con el medio ambiente y muy poco interesada en tener un auto. Con un servicio de transporte público en el que puedes elegir la ruta que más te conviene y parecido a lo que harías con tu auto tienes las mismas ventajas pero con un costo ambiental mucho menor.

 

Uno de los más grandes retos de este plan será fijar precios que sean costeables para la mayoría de los ciudadanos y no sólo para aquellos que pueden adquirir un smartphone, pues algunos de los servicios actuales pueden ser más caros que un viaje simple en bus pero más barato que viajar en taxi. Se tendría que definir si será un plan para toda la población o sólo para aquellos con mayor poder adquisitivo.

 

No sólo Helsinki estaría beneficiada por este plan, se piensa que también puede ser efectivo en otros municipios como Espoo y Vantaa, pero gracias a las condiciones de tráfico que se viven en la capital Finlandesa, es necesario buscar algunas formas viables de hacer algo para mover mejor a los ciudadanos con un excelente nivel de servicio.

 

Es claro que la ciudad no se va a quedar sin autos pues mucha gente los utiliza para ir a sus casas de verano en lugares más alejados, pero se puede reducir el congestionamiento vial y los niveles de contaminación la mayor parte de los días y es alentador saber que una ciudad está proponiendo un plan real para lograrlo.

 

Vía: veoverde.com

Presentan taxistas la aplicación móvil TaxiQro

La herramienta tecnológica permitirá a los usuarios de este medio de transporte elegir entre tres tipos de servicio de taxi: tradicional, mixto y ejecutivo

Esmeralda Trueba

Uniones de taxistas y conexos en el estado de Querétaro La Corregidora A.C. presentaron unaaplicación para teléfono móvil denominada TaxiQro donde el usuario podrá contar con tres tipos de servicios: tradicional, mixto y ejecutivo.

Al respecto, Isidro Honorio Olvera Herrera, secretario federal de esta asociación de taxistas informó, que dicha plataforma tendrá presencia en los dieciocho municipios, sin embargo, solo hace falta que el Gobernador del estado, francisco Domínguez Servien de por inaugurado este proyecto.

“Nuestra intención es anunciar que ya tenemos nuestra plataforma que se llama TaxiQro, que la vamos a implementar en cualquier momento que nuestro señor Gobernador determine inaugurarla, pero ya la tenemos, la presencia de esta plataforma es en los 18 municipios”, indicó.

Esta Unión de Taxistas representa a un 72% del gremio taxista con cincuenta y seis agrupaciones, que se integrarán a esta nueva tecnología. Sin embargo, el proyecto inicial se detonará en Querétaro y San Juan del Rio.

En su intervención la secretaria de Actas y representante de la Unión de Taxistas Benito Juárez, Mariza Patiño Aboytes, aseguró que con esta incorporación los taxistas se ponen a favor de la competitividad en la entidad, para ofrecer un mejor servicio a la ciudadanía; aunque se manifestó en contra de la competencia desleal como, dijo, lo quiere hacer otras aplicaciones que ante su falta de regulación transitan como servicio pirata.

“Aquí se tienen que alinear de acuerdo a lo que nuestro gobierno diga. Es tiempo que nosotros apoyemos a nuestro gobierno, ser competitivos y que los queretanos sepan que todas las empresas organizadas y bien constituidas les pueden dar hasta mejor servicio que empresas de otros países y estados”, indicó.

Aseveró que las tarifas que actualmente se manejan en la entidad son desde el 2002, sin embargo, ya se está analizando con Gobierno del Estado que se autoricen las modificaciones a las tarifas y que sean homologadas para todos los servicios que se ofrecen; Ya que, aseveró, hoy en día el cobro mínimo de un servicio oscila en los 40 pesos.

Fuente:v Periódico am

Una Ciudad con Movilidad – Movente

Plantean controlar mancha urbana y cultura de movilidad

ciudad-de-mexico

El subsecretario de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Sedatu, Alejandro Nieto Enríquez, planteó transformar el marco normativo e institucional para controlar la expansión de la mancha urbana e impulsar una nueva cultura de movilidad.

Expuso que las ciudades mexicanas son distantes, dispersas y desconectadas, y de 31 que tienen más de 500,000 habitantes sólo siete cuentan con sistemas de transporte público masivo.

Leer más

Y las banquetas ´apá? (II)

Ante el anuncio del programa de obras, que por más de dos mil millones de pesos hará el Gobierno del Estado para solucionar los nudos viales de la zona metropolitana, a nadie le queda duda que la apuesta es cambiar la fisonomía de la Ciudad, pero sobre todo la percepción de que estamos ahogados en automóviles y cuan infelices eso nos pone. Muy válida visión y la comparto, pero creo que le falta profundidad si no se considera la movilidad colectiva con estas mismas proporciones de inversión.

Los queretanos hemos pagado consultores y gurús durante 15 años para que nos digan lo que ya sabemos: un transporte colectivo de primer mundo es muy caro pero es necesario. Ahora que estamos planteando obras que bienvenidas son tan serias y tan costosas, algunos pensamos que es el momento de preparar la Ciudad para el “metrobus” o para el (tantas veces estudiado) tren elevado, que conecte los municipios que conforman la urbe.

En el otro lado de la balanza de este espectacular anuncio de soluciones viales, sería interesante subir otros proyectos para mejorar nuestra cultura de la movilidad; ideas, instituciones e instrumentos para corregir con efectividad las deficiencias de nuestro sistema actual y lograr de una buena vez, que los “ajustes” no lleguen tan solo al cambio de unidades por los mismos camiones pero nuevos o negociar que la tarifa no suba.

Cada vez que yo he escuchado “ahora si” (le vamos a entrar a corregir el problema del transporte…), me desilusiono al ver que –más o menos—terminamos en lo mismo, sin ir a fondo. A ese recóndito, privado y secreto espacio en el que las concesiones, se tocan con las elecciones.

No, no me malinterpreten, no acuso solo relato. En los últimos años yo he conocido dos proyectos y dos estudios sobre transporte público que solo requerían voluntad para empezar a rodar y, en lugar de hacer menos obeso y más nuevo el parque vehicular de micro y macro buses, ordenar las rutas, programar frecuencias de paso y arreglar las paradas, hemos empeorado día con día, hasta llegar a un transporte público ominosamente caro y agresivo.

Modernizar nuestros entronques problemáticos nos cae bien a todos, no creo que alguien se vaya a quejar si se realizan con la eficiencia y la puntualidad que ha caracterizado al Secretario Chufani; pero estamos inclinando la balanza hacia el automóvil, sin apostar por el verdadero futuro de nuestra movilidad; futuro que está en lo colectivo y en la movilidad con energía que no sea petrolera. Subir de prioridad las alternativas tren, bicicleta y peatón no es una ocurrencia, está pasando en todas las ciudades del mundo civilizado y consciente.

Metrópolis medias del mundo ya han aprendido la lección. Han descubierto el misterio: crear infraestructura para el automóvil trae la lógica de más automóviles y con ellos, la justificación perfecta para seguir desparramando la urbe. En esa tenebrosa y equivocada idea parece que estamos instalados.

Hoy quedan preguntas abiertas que también invito a reflexionar: ¿qué hacemos con el impuesto de plusvalías que tenemos sin estrenar en el actual Código Urbano? ¿No sería razonable comenzar a discutir seriamente que una parte de las obras las pagara quien directamente se beneficie de ellas? ó ¿para qué lo puso el legislador de hace 20 años ahí?. Son solo preguntas válidas ¿no lo creen?

P.D. Hace algunas semanas en este mismo espacio preguntaba yo ¿y las banquetas ´apá? Hoy confundido como el niño del anuncio me quedo viendo la Cheyenne que nunca será mía… ¿será?…

Saca La Bici 100: movilidad sustentable

“…entre más pedaleo, más me doy cuenta…que mi bicicleta tiene la respuesta…”, Así se escuchaba el coro de mil ciudadanos, que el miércoles pasado dimos una vuelta a la Ciudad de Querétaro en pro de la movilidad sustentable, durante el Paseo No. 100 de la iniciativa “Saca Tu Bici”.

Mientras unos hacían corajes en el Corregidora viendo al nublado Sol en que se ha convertido Luismi, nosotros disfrutamos la noche de lo lindo en nuestra bicicleta, surcando las calles de cantera e invitando a sacar su bici a cuantos sorprendidos saludaban el largo pelotón, con rumbo de Plaza de Armas.

La cita fue en el Cerro de Las Campanas a las 8:30 de la noche. Poco a poco fuimos llegando ciclistas de todo género, condición, vinculación, edad y aspiración; todos con un solo objetivo: declarar que en Querétaro hay una nueva generación ciudadana preocupada por la sustentabilidad, que si bien no estamos en contra del automóvil, creemos que la bicicleta puede ser una alternativa cada vez más segura, sana, divertida, cómoda y barata para transportarnos.

En el punto de encuentro solo sonrisas, buena fe y un par de ruedas para cada quien. Las había de todo tipo: de ruta, de montaña, chicas, grandes, de cartero, tipo Pee-Wee Herman, triples y hasta cuádruples; pero la que en verdad llamó mi atención fue una bici tipo “chopper” de la marca “vagabundo” en perfectas condiciones … ¿las recuerdan? A mí se me quiso salir una lágrima al recordar mi tierna infancia cuando con mis amigos le acondicionábamos un “frutsi” sobre los rayos para emular la Harley Davidson que ahora, curiosamente descubrí , no se me antoja tanto.

Salimos del Alma Mater a las 9:15. Inició el recorrido por Hidalgo hasta Ezequiel Montes; de ahí a la derecha hasta Constituyentes y luego por toda la gran avenida hasta Circunvalación, donde dimos vuelta hacia la Cruz de subidita por el Acueducto. Pasamos el Panteón de los Hombres Ilustres, el Mirador y en el sobrio Templo una vez de Maximiliano, un monaguillo franciscano con su perrito nos saludaron incrédulos por el bullicio. Dimos vuelta a la derecha y de ahí por entre casonas, planeamos todo 5 de mayo hasta la sede del poder público.

Con un transporte a escala, un pequeñín de escasos 8 años me había retado desde la Alameda pero abusón y orgulloso como siempre (dijera mi mamá) llegue antes bajo el balcón de la Casa de Ecala. Ya acomodándonos para la mega foto viviente del recuerdo, nos volvimos a topar. –Así no se vale, la tuya (mi bici) es más grandota que la mía (su bici)– reclamó.

El paseo fue espléndido, rico en camaradería y sobre todo muy respetable. Y es que una reunión como esta, debe llamar la atención de nuestra clase gobernante. Más de mil ciudadanos pedaleando por un interés común que está más allá de partidos y candidatos. Una actividad sin el sello del posicionamiento político o la búsqueda de popularidad. Un llamado honesto, sencillo y elocuente a tomar acciones efectivas que inhiban el severo riesgo de sustentabilidad que ya –hoy, hoy, hoy– (dijera Fox) tenemos en Querétaro.

P.D. Celebro haber podido asistir al recorrido y más celebro la sencillez de esta iniciativa. Felicito a los organizadores y me reporto listo para el paseo No. 101. Que vengan los andadores, las banquetas, las ciclo vías y los bebederos. Que venga la infraestructura de esta escala por todo Querétaro. Poco nos cuesta, la bicicleta… tiene la respuesta…

A todos los que se han hecho fans de nuestra página Hacer Ciudad en Facebook muchas gracias. Síganos también en el Programa por www.radiociudadypoder donde Jorge Vazquezmellado Z. y un servidor entrevistaremos este miércoles a los organizadores de Saca tu Bici y al Secretario de Obras Públicas del Municipio, Santiago Martínez sobre ciclo vías y bicicletas.

Caminito de la escuela


Por Gabriel Ballesteros Martínez

Hoy recuerdo con cariño  el madrugante y aterrador grito que profería mi mamá con frecuencia cuando estaba yo chavito… “¡te va a dejar el camión…!”. Un brinco, me apuraba y después de dos pitazos que confirmaban el riesgo del que había sido anticipado por la autora de mis días, subía dos escalones y  saludaba a Don Panchito,  el recordable chofer que me llevaba a la primaria. En el Querétaro de 1978 algunas escuelas ofrecían a sus familias el servicio de transporte escolar…  ¿porque hoy no?.
Recuerdo que el camión de la escuela era muchas cosas además de un medio de transporte que resolvía y mejoraba con su presencia el tráfico de aquella ciudad en sus incipientes horas pico. Era primeramente centro de intercambio de tareas y canje de estampitas; funcionaba como escenario para improvisados conciertos corales con los que nuestra apreciación musical se fortalecía a la voz de “al chofi no se le para”; refugio de la última pestañita;  alcahuete de los primeros coqueteos;   pero sobre todo era un espacio ideal para hacer amistad, para compartir la infancia y sufrir generosamente la pubertad a manos de algún grandulón que te agarraba de puerquito.
Dudando que en tantos años hubiera desaparecido este tipo de concesión de transporte público de pasajeros,  busqué en la Ley y confirmé que ahí sigue. Incluso pude encontrar otras modalidades para transporte de empleados en la industria y hasta para el campo. Por tanto la revisión del tema me llevó a otros caminos. Encontrar las razones por las que el transporte escolar colectivo no se usa,   nos refiere a diversos factores en los que el costo, curiosamente es el menos importante: Uno: hoy adquirir un auto es mucho más fácil que en aquellos años. Dos,  porque la planeación urbana (que no existe en Querétaro) no lo exige. Tres, porque hay un factor miedo en los propietarios de escuelas,  en el sentido de ofrecer un servicio que implica la responsabilidad de los chavitos desde antes de ingresar al recinto educativo. Cuatro,  porque supongo, no habría confianza por parte de los padres de familia dada la pésima reputación de los choferes queretanos. Y cinco, porque los papás siglo XXI nos hemos vuelto sobreprotectores y nos da –dijeran las señoras– “no sé qué”…
¿Usted ha hecho cuentas y sabe en cuanto le sale llevar a sus hijos a la escuela? Le aseguro que si lo ve con detenimiento,  la cuota de transporte que le adicionarían  es lo de menos y ya serían las asociaciones de padres de familia las que se encargarían de negociar seguros y detalles especiales en cada escuela. Afirmo que el costo no es importante,  si lo analizamos al estilo de los que saben de esas cosas: el costo deberá ser barato por la seguridad del negocio que le significaría a una empresa de transporte tener un cliente cautivo de esta naturaleza. No habría gasto de gasolina ni desgaste del vehículo particular. Habría tiempo para hacer ejercicio o descansar un rato más; es decir menos estrés, menos infartos, menos azúcar alta. Se reduciría el riesgo de accidentes matinales que son tan frecuentes. Habría menos desgaste de los asfaltos y por consecuencia menos impuestos destinados a mantenimiento de las calles. En esencia puras cosas positivas frente a un controlable riesgo.   
Es muy posible que todo este tema sea de percepción y tenga un contenido de naturaleza  psicológica que no alcanzo a descubrir, sin embargo nadie puede negar que hoy a Querétaro le vendría muy bien el transporte escolar como medida de mitigación del tráfico.  A nadie le está acomodando sufrir traslados de 40 minutos y hasta una hora para ir a dejar o a recoger a los hijos s la escuela.  Solo basta una tarde en el nudo de los Arcos,  donde hacia las tres de la tarde circula el flujo de por lo menos diez escuelas, para comprobarlo.  Propongo que así como estamos haciendo los bienvenidos mega puentes, pusiéramos empeño en incluir dentro de la lista de pendientes de política urbana,  el impulso al transporte escolar;  Estoy seguro que no tiene mayor dificultad revisar lo necesario para conceder facilidades a quien quiera dedicarse a esta noble empresa y para que se realizaran las habilitaciones legales y urbanas necesarias de tal modo que sea un medio de tránsito seguro para nuestros hijos. Si en el 78 nuestros padres le tenían confianza porque ahora no? 
Para aquellos que esto no parezca posible, vale decir que esta solución es la fácil, porque la de fondo es evitar largos recorridos por causa de la actividad escolar. Los cánones de la economía y el urbanismo dirían que lo apropiado es no mover masas dos veces al día y a la voz de que la mejor escuela es la que está cerca de tu casa, la salida sería decretar la distritalización de los servicios educativos (de educación básica para empezar) y establecer que nadie puede inscribir a sus hijos en una escuela fuera de un equis radio alrededor de su domicilio.
Como supongo que a ningún político con dos dedos de frente se le ocurriría proponer esto, insisto que hacer colectivo el caminito de la escuela (cri cri) es lo mejor que podemos hacer.
P.D. Desde aquí mando un saludo a dos estupendas amigas del camión de la escuela. Federica Pratelesi y Alejandra Gómez Flores.

Y las banquetas apá ?…

Por Gabriel Ballesteros Martínez

Que no me tilden de aguafiestas los señores responsables de la obra pública; bienvenidos los mega pasos a desnivel, las vueltas a la izquierda y los túneles. Dios nos libre de las curvas malditas y los embudos del Acueducto… pero….. ¿¡ y las banquetas apá  ?!…

Ser la comunidad más obesa del planeta es un galardón poco presumible. El 25 de enero, el Presidente Calderón  hizo oficial que México ocupa el primer lugar en obesidad infantil y adulta así como el primer lugar en diabetes infantil. No se contestar si  no hacemos ejercicio porque no tenemos donde –o porqué de plano aunque tengamos–  somos un pueblo malnutrido glotón y perezoso. ¿Quién sabe?… lo que sí puedo afirmar es que nuestro diario peregrinar por esta ciudad debe hacerse en coche,  pues solo estamos haciendo infraestructura para la escala vehicular de la Ciudad. El ejercicio que podríamos hacer,  aunque fueran unos breves pasos a diario, casi está vedado en virtud del riesgo que significa andar por muchas zonas de la metrópoli.
Intente Usted pasar caminando por el puente de Virreyes desde Plaza Galerías a los cines que están enfrente donde la Santa María. Luego, aventúrese a pie a comer una hamburguesa al Mc. Donald´s que está del otro lado de la calle. Este recorrido es el que hacen muchos adolescentes un sábado por la tarde con sus amigos y créame, es muy peligroso.  
Lo reto a que se aviente el paso de la muerte entre la zona comercial de Bernardo Quintana y el Querétaro 2000 por un tunelillo que no resuelve o por otro que lo hicieron dren.  Anímese,  que con el susto igual y quema Usted más calorías ya que en esta zona el cruce es solo para automotores. Los puentes peatonales que cruzan sobre esta vialidad están muy viejos y en juicio. Pase lo que pase,  deberán ser renovados pronto pues ya están marchitos.
La verdad es que las banquetas se nos han olvidado. Estos son solo algunos ejemplos; se sacrifican cuando se diseña y con ello se desconecta la Ciudad y la oportunidad de movernos a pie… ya ni hablar de la bicicleta. 
Celebro en verdad la velocidad  y calidad con que se está llevando a cabo el Distribuidor Vial Bicentenario; es sorprendente como no se ha truncado el tráfico con semejante obra,  según lo podemos confirmar los cientos de supervisores involuntarios que vivimos por ahí. Lo que si no puede verse todavía son las banquetas, las que supongo de gran amplitud. Es indispensable un buen cruce peatonal por debajo de Bernardo Quintana entre la Ciudad y la zona de Milenio y Loma Dorada, solo así se podrán amparar las miles de personas que transitan rumbo del jornal en alguna construcción de Milenio o bien a estudiar en la Universidad Cuauhtemoc  o simplemente para cruzar hacia el agradable Parque de Carretas.
Hablando de enormes puentes, hoy tuve en mis manos un render de lo que será el Distribuidor Querétaro Capital. Se ve estupendo y seguramente resolverá el nudo que se hace en este centro neurálgico de la Ciudad. Sin embargo, no me queda claro cómo se va a preparar esta muy necesaria solución vial para interactuar con los peatones.  Un hotel, dos plazas comerciales, un gran parque recreativo y una vasta zona habitacional a su alrededor, lo ameritan. Al revisar el gráfico, se pueden ver las cebras –no cabe duda que ahí están– pero salen de una banqueta para conectar con unos espacios ajardinados bajo las traves de la gran avenida, por donde supongo el peatón seguirá su rumbo. Las banquetas más bien parecen guarniciones.  En lugar de esos espacios ajardinados de relleno y que acabarán de tierra, sería mejor conjugar sendas amplias para que al cruzar el transeúnte lo haga tranquilo, sin sentir que el camión urbano le resopla por los codos. ¿Se acuerdan de un programa de televisión “aprendiendo a pintar con “Bob Ross”?… Si?… porqué no trazar “una banqueta feliz!!” 
Son muchos los que hacen la ciudad: los que la presupuestan, los que la piensan, los que la trazan, los que la dibujan, los que la ordenan, los que la concursan.  Yo pregunto ¿Qué ustedes no caminan?… Lo cierto es que se les olvidan las banquetas pero a nosotros, los que las pagamos no. Quizá por eso somos la comunidad más choncha del planeta azul… ya lo dijo Calderón.
P.D. Ya concluyeron los foros para el análisis del Código Urbano… ¿es la hora de legislar?

Esquina Bajan!! (movilidad urbana)

Trasladarse de un lado a otro en nuestra ciudad es un asunto que muestra señas graves  de conflicto. Programar nuestros tiempos de traslado se ha vuelto un tema y por ello, la planeación de nuestra red urbana para la movilidad se ha vuelto un asunto  estratégico tanto en lo económico como en materia de gobernabilidad.
 
Caminar, estando cerca sí, pero a veces inviable en una ciudad fragmentada como la nuestra y sin buenas banquetas. La bicicleta, prácticamente impensable por la ausencia casi general de ciclovías o siquiera buenos acotamientos donde guarecerse de la incultura hacia el ciclista. La moto, una buena opción individual pero con mayor riesgo que la opción anterior. El taxi, inaccesible para las mayorías y para alguna parte de la minoría. Nos quedan entonces el auto particular y el camión de pasajeros como alternativa preferida de los queretanos. En la imaginaria el tren de cercanías, el metro o el metrobus…
 
El “camión” para muchos usuarios es sinónimo de riesgo. Según las encuestas, muchas personas que dicen sentirse inseguras en Querétaro, se contradicen al declarar en otros reactivos del mismo cuestionario, que nunca las han robado o que jamás han sido sujeto de un hecho violento; sin embargo, y esto es lo delicado, las personas asocian su inseguridad al transporte público, ya sea porque lo usen a diario o transiten junto a él por las calles. Igualmente, resulta un factor amenazante al pasar frente a su casa, la escuela de sus hijos o su negocio, vulnerando la tranquilidad.
 
El problema de la baja calidad de nuestro transporte público de pasajeros, tiene más de una década en discusión. La LIII Legislatura (2000-2003) hizo un extraordinario esfuerzo de conciliación política comandado por el Diputado panista Oscar Sánchez y por el Diputado priista Juan José Flores Solórzano, quienes llevaron al Pleno a una histórica votación unánime de donde surgió la Ley de Transporte del Estado de Querétaro. Esta misma fue reformada varias veces y después abrogada por la actual, publicada en 2009 por Francisco Garrido quien, la verdad aunque incómoda sea dicha, a este tema no le quiso entrar y prefirió viajar por el mundo conociendo modelos exitosos.
 
En su Capítulo Tercero, esta ley describe las conductas indeseables y las sanciones tanto a choferes como a propietarios del camión, mismas que van de 5 a 200 veces el salario mínimo de multa o pueden consistir en suspensión temporal o revocación de la concesión. Este apartado legal, ya merecerá una entrega en la que habrá de analizarse el modelo operacional y en particular el método de enjuiciamiento y sanción que se diseñó, del cual puede adelantarse una crítica pues parece muy “apapachador” del concesionario.
 
Una parte del problema está en la calle y otro en la estructura de la ciudad. Está en la calle con la inmensa cantidad de unidades sobre las vialidades principales, quienes con una frecuencia de paso excesiva, provocan tal saturación que los choferes se persigan entre sí para captar usuarios. “Esquina bajan!!, aquella voz popular que se le gritaba al chofer, ya no se escucha pues hoy se sube y se baja como se puede y en la mitad de la cuadra, a media esquina o en el carril central… qué más da. Arrancón para detenerse si alguien hace la seña de parada y no importa si es cinco metros después. Nuestro sistema se distingue del primer mundo porque aquí el transporte va al pasajero y no, como debe ser, el pasajero al transporte, sobre la base de un entramado de paradas, rutas y horarios, debidamente planeados y en estudio evolutivo permanente.
 
La estructura de la ciudad es la esencia del problema. La zona metropolitana no ha sido preparada para albergar un buen sistema de transporte público de pasajeros. Durante dos sexenios la Comisión de Conurbación o lo que sea que hace las veces de este modelo de control que aparece en el Código Urbano, ha brillado por su ausencia. En cada uno de los tres municipios, se aprueban polos de crecimiento, se cambia el uso del suelo y no se diseña al mismo tiempo la nueva infraestructura de la red de movilidad ni su conexión con la antigua.
 
Bahías de ascenso y descenso, paradas a cada 500 metros, centrales de transferencia para la conexión de regiones o sectores y un largo etcétera de elementos, están ausentes o se asignan a la vía pública con criterios aislados, casi al gusto. Si bien el problema esencial de lo ya construido se puede diagnosticar y corregir replanteando avenidas, camellones y circuitos –con mucho dinero público por cierto– la oportunidad está en la ciudad nueva, en la que estamos empezando a construir hoy. Ahora, además de mejorar y ejecutar el proyecto que dejó la oficina de Mauricio Cobo, será necesario plantear en la reforma del Código Urbano, una buena liga tanto con la Ley de Transporte Público como con los reglamentos de construcción municipales.
 
Movilidad multimodal sustentable orientada al desarrollo es la reciente terminología urbana aplicable al caso, que quiere decir en simple: movernos rápido; cómodamente; a gasolina, electricidad o con la fuerza de nuestro cuerpo; sin riesgos ni tumultos a todas partes. Del discurso de su primer informe al frente de la administración pública local, puede inferirse la invitación del Gobernador Calzada Rovirosa a la gran reforma del transporte en Querétaro. Los destinatarios, es de suponerse que acusaron recibo. Tanto a las centrales obreras, detentadoras de la mayor parte de las concesiones de transporte como las independientes (aquellas que se han escindido de las primeras o bien han nacido como alternativa en algún momento para luego aclimatarse al modelo de siempre) tienen el reto de entender está imperiosa necesidad capitalina, so pena de confrontar tanto al gobierno como a la propia ciudadanía. Capacitar a los choferes es solo una de las muchas tareas pendientes para darle a esta urbe la movilidad que se merece y por el discurso, parece que no tendremos que esperar otros seis años.
 
P.D. Los gabinetes de la iluminación de Los Arcos quedaron muy expuestos y modificaron la vista del monumento. No sería mejor esconderlos o disimularlos de algún modo ?
Por Gabriel Ballesteros Martínez